Regulación del secreto empresarial

Violación del secreto empresarial y consecuencias legales

El secreto profesional forma parte de algunas de las profesiones con mayor aplicación social en nuestro día a día. Sin embargo el secreto empresarial, como algo que engloba no solo a un colectivo, sino a un entorno, está solicitando en la actualidad unas barreras que delimiten en qué consiste y cuáles pueden ser las consecuencias de vulnerar esa confidencialidad. Desde el despacho Díaz de Magdalena hemos querido poner el foco en esta situación que puede ser un punto de inflexión para el futuro de nuestro panorama empresarial de los próximos años.

En la actualidad se está trabajando en un anteproyecto de ley, que llegará como proyecto en el mes de mayo, y del que están formando parte, algunas de las entidades más significativas de nuestro país en relación al mundo de la empresa como son el Ministerio de Justicia y la Sección de Derecho Mercantil de la Comisión General de Codificación del Ministerio de Justicia, el Consejo General de Economistas de España y la CEOE.

El valor de la información. El secreto empresarial

A lo largo de la historia hemos comprobado el indiscutible valor que lleva implícito la información y quien la tiene en su poder. El buen o mal uso de ella, así como el planteamiento estratégico de la misma para ganar batallas, ha hecho que se reconozca la importancia del secreto empresarial y que se proteja su propia entidad.

En base a esta solicitud que clama desde el entorno de la empresa, nace la necesidad de encontrar una plataforma, adaptada a las actuales necesidades, no sólo profesionales sino de interconexión, que puedan gestionar el secreto empresarial.

Una herramienta jurídica a medida para proteger el secreto empresarial

La violación de este secreto empresarial puede afectar de muchas maneras, pero sin duda alguna puede ser la principal zancadilla para la empresa y sus trabajadores. Desvelar una estrategia en innovación, una campaña de comunicación, una estrategia de ventas… puede suponer una ventaja competitiva para nuestra competencia, una pérdida económica o incluso la pérdida directa de clientes.

“Se estima que la apropiación indebida de un secreto empresarial en determinados sectores como el químico, que depende en gran medida de la innovación de los procesos sustentada en tales secretos, podría conllevar en muchos casos una reducción del volumen de negocio de hasta un 30%”.  José Amérigo, secretario general técnico del Ministerio de Justicia

La correcta aplicación de esta herramienta jurídica para la gestión del secreto profesional supondrá una repercusión directa en la economía empresarial, ya que influirá en la innovación y competencia de la misma.

Apropiación indebida en el entorno del secreto empresarial

¿Es el secreto empresarial un concepto novedoso? No lo es, lleva funcionando mucho tiempo pero en el momento social en el que nos encontramos está cobrando más fuerza. La conexión de mercados, la globalización del mundo y la accesibilidad a la información, han hecho más vulnerables no solo a las personas sino también a las entidades. El riesgo ha crecido de forma exponencial y el sector necesita encontrar nuevos cauces para protegerlo.

Qué es el secreto empresarial

Definición del anteproyecto de Ley

Un concepto amplio que comprende cualquier información que sea secreta -desconocida por las personas pertenecientes a los círculos en que normalmente se utilice ni fácilmente accesible para ellas-; tenga un valor comercial precisamente por su carácter secreto y haya sido objeto de medidas razonables, en las circunstancias del caso, para mantenerla secreta. Este último aspecto es fundamental. Es necesario que la empresa haya tomado las medidas concretas necesarias para asegurar el carácter secreto de la información –y obviamente, que pueda probarlo en un procedimiento judicial–.

A estas alturas si eres empresario, te estarás preguntando cuál es la información que puede ser considerada secreto empresarial en el día a día de tu negocio. A continuación te enumeramos alguna de ellas:

  • Listados de clientes
  • Listados de proveedores
  • Planes de negocio
  • Funcionamiento interno de las empresas
  • Conocimientos técnicos
  • Conocimientos industriales

Los sujetos de un secreto empresarial

Parece evidente que no todo el que se encuentra relacionado con la empresa puede acudir a los tribunales ante la violación de la información, pero ¿sabemos quién podría hacerlo? Existen varios sujetos clave que están legitimados para ello como son el propio titular del secreto empresarial, aquella persona que tenga en su haber una licencia exclusiva de explotación, o personas que no teniendo esa licencia en exclusiva están autorizadas para realizar el trámite.

¿Existe una forma legal de obtener un secreto empresarial?

La información que comprende el secreto empresarial no solo puede ser obtenida de forma ilegal, por lo que también existe la responsabilidad de quien la protege y la perspicacia de quien la busca. Cuando esta información se revela mediante métodos como la observación, a través de investigaciones independientes y paralelas o cuando este se haya deducido a través de una práctica leal y legal comercial de sus trabajadores amparadas por su propio derecho, en esos casos nos encontraremos ante una obtención lícita de la información.

Consecuencias legales de un mal uso del secreto empresarial

El anteproyecto de Ley establece lo que se considera como secreto empresarial pero también detalla las consecuencias legales que se derivan de una obtención ilegal del mismo o un mal uso de este.

Así mismo esta Ley establecerá un plazo máximo de tres años, prescribiendo el delito de forma posterior, desde el momento en el que se comienzan las acciones legales y los propietarios del derecho tienen conocimiento de la acción fraudulenta.

Desde el despacho Díaz de Magdalena aconsejamos que si su empresa no tiene un departamento legal in company, soliciten los servicios de un despacho especializado en materia empresarial que analice la situación actual de la información de su corporación y establezca los cauces pertinentes para proteger el secreto empresarial y velar por su protección.