Crucero

Si vas de crucero este verano, mejor conoce antes tus derechos.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Pin on Pinterest0

Quizás este verano planees hacer ese ansiado crucero. En nuestro despacho, estamos contentos de que así sea. Sin embargo, como expertos en derechos del consumidor, te vamos a dar esta semana una serie de consejos legales para asegurarnos de que todo sale perfectamente y el único recuerdo que tengas a tu vuelta sea grato.

Estamos en mitad de mayo. Creemos que es buena fecha para brindarte estos consejos porque es ahora cuando hay que lanzarse a comprar. Dejarlo para última hora no hará sino subir el coste de la operación. Como también tenemos economistas en la plantilla, no podemos pasar por alto este consejo. Sabedores de las ventajas de contratar con tiempo tus vacaciones de verano (mejores precios, flexibilidad de pagos por contar con margen, planificación más sosegada y atinada; margen ante imprevistos; tiempo para comparar opciones, ofertas… es ahora cuando también conviene tener un buen conocimiento de nuestros derechos y deberes al contratar un crucero. Quien conoce sus derechos está en mejor posición de defenderlos.

Crucero: derechos y deberes

Según el portal de la Unión Europea, en su epígrafe llamado –Derechos de los pasajeros de barco– se nos recuerda que nos asisten derechos tales como:

  • «Al comprar billete no pueden cobrarte más debido a tu nacionalidad o al lugar donde lo compres»
  • «en caso de problemas, también tienes derechos. Estos derechos se aplican a todo retraso o cancelación que te impida embarcar…» Estos derechos se pueden ejercer
    • al salir de un puerto de la UE, con cualquier transportista
    • al llegar a un puerto de la UE, con cualquier transportista

Existen excepciones a las normas (toda norma tiene las suyas) pero no se aplican al caso del crucero, así que si te vas de travesía en tu navío de cruceros, te vale lo que acabamos de anotar.

Todo esto que os contamos emana del Reglamento (UE) no1177/2010 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de noviembre de 2010, sobre los derechos de los pasajeros que viajan por mar y por vías navegables y por el que se modifica el Reglamento (CE) no 2006/2004 en el que se establece:

Los pasajeros, incluidos aquellos con una discapacidad o con movilidad reducida, que viajan por mar y por vías navegables gozan de los mismos derechos con independencia del lugar al que viajen dentro de la Unión Europea (UE). Estos derechos, incluido el derecho a ser informado o indemnizado en caso de retraso o cancelación, sirven de complemento a derechos similares de los pasajeros que viajan por aire, ferrocarril y en autobús y autocar.

La responsabilidad de los transportistas de pasajeros por mar también cubre a los pasajeros en caso de extravío o daños ocasionados por un accidente.

Un aspecto que debemos tener en cuenta es que el Crucero, se contrata normalmente bajo la figura del viaje combinado. Por lo tanto, lo referido a indemnizaciones que vamos a explicar ya no queda solo contenido en los –derechos de los pasajeros que viajan por mar y por vías navegables– sino que también se contemplarán las leyes de Defensa de los Consumidores y Usuarios, debido a que el viaje combinado es un formato donde también se contratan otras realidades como transporte, alojamiento o servicios turísticos.

Crucero: retrasos y cancelaciones

Ya lo tenemos todo preparado. Llega la ansiada fecha. Es entonces cuando surgen las dichosas cancelaciones, los retrasos… problemas que nos pueden suponer un enorme trastorno incluso psicológico porque llevamos mucho tiempo soñando esas vacaciones, ahorrando para permitírnoslas. Pues bien, acudiendo de nuevo al derecho de la Unión Europea, encontraremos que «Si el servicio sufre un retraso o cancelación, tienes derecho a información adecuada y oportuna sobre la situación mientras dure la espera».

La normativa se detiene y presta especial atención a las cancelaciones (se suspende el servicio) o a retrasos que pasen de los 90 minutos. Si una de estas dos cosas sucede, podemos optar como consumidores por las siguientes opciones en base al derecho que nos asiste:

  • Reembolso y devolución sufragada a tu punto de origen.
  • Realizar tu crucero en condiciones similares, hasta tu destino final, tan pronto como sea posible y sin coste adicional.

Para el caso del retraso, existen otras condiciones. Tengamos en cuenta que hay una diferencia capital con respecto a una cancelación. En el retraso el servicio no se suspende, todo lo más se atrasa. Esa voluntad de retomar el viaje tras la demora hace que la ley considere determinadas prestaciones al consumidor en función a lo más o menos largo que sea el receso.  Por ejemplo:

  • La compañía dará comida y bebida a los pasajeros, en función del tiempo de espera.
  • Proveerá alojamiento a los cruceristas, en caso de que la espera se prolongue hasta el día siguiente.

Como vemos, estamos amparados por la ley en caso de que surjan contratiempos en nuestro crucero.

Puede ocurrir que el retraso se de en travesía, es decir, por culpa de la velocidad con la que se cubrió el trayecto. Si el barco de cruceros llega a su destino más de una hora tarde, como pasajero tienes derecho a una indemnización que podría cubrir entre el 25% y el 50% del billete (en función de factores como el propio tiempo de demora, el perjuicio causado etc).

Ahora bien, como ocurre en el caso de pasajeros de avión (y que ya te contamos en otros artículos) si el retraso se debe a factores meteorológicos, catástrofes etc. la compañía no se puede responsabilizar de ese modo ya que son causa de fuerza mayor. En este caso, como pasajero no recibirás ninguna compensación por retraso o cancelación.

En caso de accidente

Si ocurriese un accidente y sufres lesiones de algún tipo, te asiste el derecho a recibir una indemnización del transportista o bien de su aseguradora (lo más habitual). Poniéndonos en todo, en caso de fallecimiento a causa del accidente, podrán recibir esa indemnización tus herederos. Esto es así de claro.

En caso de que no resultes dañado, pero sí tu equipaje o pertenencias (también incluimos las pérdidas), también tendrás en principio derecho a recibir una indemnización. Importante aquí es presentar un escrito a la compañía nada más detectar el problema. Por ejemplo al final del trayecto, momento de recoger nuestro equipaje. Solicita el impreso rellénalo y quédate copia del mismo. Si en el fragor de la batalla no lo haces, debes saber que tienes un plazo de 15 días para hacerlo.

En general, la ley nos brinda dos años para entablar cualquier tipo de acción legal ante los tribunales.


Si quieres más información o defender tus derechos como consumidor, particular o empresa ponte en contacto con nuestro despacho. La primera consulta es gratis:

Carmen Díaz de Magdalena

913557877

despacho@diazdemagdalena.com