Sociedades-Offshore-Panamá

¿Qué es una sociedad offshore?

Share on Facebook0Share on Google+5Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn56Pin on Pinterest0

Las Sociedades Offshore se han colado en nuestro vocabulario estos últimos días. Lo oímos en el telediario, las tertulias radiofónicas, titulares de periódicos… pero ¿sabemos qué es una sociedad offshore? Como abogados expertos en asesoramiento jurídico a PYMEs y todo tipo de empresas vamos a explicar este vocablo. Este artículo partirá de nuestro perfil como expertos en derecho de sociedades o derecho corporativo para tratar de desambiguar el término.

UN ASUNTO DE ACTUALIDAD

Hace apenas horas, el diario El Confidencial y la cadena de televisión La Sexta hacía saltar por los aires la actualidad destapando la trama que se ha dado en llamar «Los Papeles de Panamá». Dicho medio, ha tenido acceso a los documentos del despacho de abogados panameños Mossack Fonseca que al parecer actuaba como una verdadera fábrica de sociedades Offshore. El asunto en sí mismo se ha visto potenciado en su repercusión por la cantidad de nombres propios que han saltado a la palestra con la aparición de estos papeles: el premio Nobel Mario Vargas Llosa; el futbolista Leo Messi, 140 responsables políticos o personalidades de primer plano a escala mundial como  Xi Jinping (China), Vladimir Putin (Rusia), primeros ministros de Islandia y Pakistán, el presidente ucraniano y el rey de Arabia Saudí… todos ellos asoman a un descomunal archivo con 11,5 millones de documentos internos (casi cuatro décadas de trabajo de Mossack Fonseca) que hablan de más de 214,000 empresas “offshore” en más de 200 países y territorios. Semejante arsenal documental ha sido analizado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que ha sido capaz de juntar un equipo de 370 periodistas de más de 70 países, que han trabajado conjuntamente para reflexionar e informar acerca del modo y facilidad con que se crean sociedades en paraísos fiscales de todo el mundo.

PARAÍSOS FISCALES

Un paraíso fiscal o mejor dicho refugio fiscal (paraíso viene de la traducción literal de la voz inglesa Tax Heaven) es un territorio/estado donde existen ventajas fiscales para capitales inversores extranjeros y un secreto bancario suficiente para ocultar a sus países de origen los bienes que allí esconden. Ese secreto bancario suele venir auspiciado por la ausencia de la firma de tratados internacionales entre este refugio fiscal y los países de los que vienen sus inversores. En estos países, la creación de sociedades es tan importante que se puede considerar casi como una industria y no una cualquiera sino la más importante. Como hemos tenido oportunidad de leer en El Confidencial, en lugares como las Islas Caimán existen registradas el doble de sociedades que de habitantes.

Por lo tanto, alguien que acumule en su país una fuerte suma de dinero por la que tendrá que pagar una cantidad considerable de impuestos en base a su régimen fiscal puede acudir a estos paraísos fiscales para abrir una cuenta en uno de sus bancos y desviar sus fondos allí con la tranquilidad de que los bancos de ese país no darán información a su Hacienda natal. A priori, se podría pensar que con actuar así, abriendo cuentas bancarias en estos sitios, ya se estaría poniendo a salvo el dinero.

Pero ¿entonces por qué aparecen esas sociedades offshore a nombre de tantos personajes millonarios?

SOCIEDADES OFFSHORE: QUÉ SON Y POR QUÉ ESTE BOOM

Si miramos unos meses atrás, recordaremos otro escándalo similar, el de las «Listas Falciani». Aquí salieron a la luz muchas cuentas abiertas en bancos principalmente de Suiza. La escalada de escándalos relacionados con delitos fiscales ha llevado a los estados a acordar normas antiblanqueo. Los avances en esta materia obligan a los bancos asentados en refugios fiscales a comunicar el nombre de la persona titular de la cuenta… pero no de las sociedades. He aquí la explicación del boom: la sociedad pantalla (sin actividad real) que nace en el paraíso fiscal y a cuyo amparo se abren las cuentas bancarias dentro de las que irán los bienes a lavar.

Offshore significa en inglés «a distancia». Una sociedad offshore es aquella en la que se dan dos factores:

  • La sociedad se crea y se registra de acuerdo con el marco legal de un país en el extranjero, es decir, que no es el del titular.
  • La actividad de la empresa no se desarrolla en ese país en el que se ha dado de alta.

Obviamente, una decisión tan rocambolesca no se toma arbitrariamente sino buscando algún beneficio. En este caso, las empresas se aprovechan de las ventajas fiscales que ofrece otro país y por eso se dan de alta en él. Ya puestos, se elige el que más ventajas dé. Además, si existiera una supuesta intención de ocultación, estas empresas se amparan en la opacidad bancaria de ese estado en el que se han dado de alta. De esta forma se está poniendo el patrimonio que genera la empresa a salvo de la tributación que sufriría allí donde ha sido generado. Sin embargo, en la mayoría de los casos aparecidos en los «Papeles de Panamá» o al menos los que saltan a la prensa, son además de Sociedades Offshore, Sociedades Pantalla.

SOCIEDADES PANTALLA

Hasta ahora hemos hablado de una sociedad offshore que es algo así como una empresa que busca «asilo político» para sus beneficios en un país sin presión fiscal. Por ejemplo: una empresa de pasta dentífrica que comercializa toda su producción en Francia pero que está dada de alta en Panamá. La Hacienda francesa no percibiría la tributación sobre sus beneficios, sino Panamá, donde esta empresa hipotética pagaría prácticamente nada en concepto de impuestos sobre el beneficio.

Las sociedades pantalla suponen una vuelta de tuerca más. Una Sociedad Pantalla es una sociedad meramente instrumental cuya única función es existir y que no desarrolla ninguna actividad. Sería el caso de, por ejemplo: una estrella del rock que acumula un enorme patrimonio y desea ponerlo a salvo de los impuestos que se pagan en su país, sí, esos mismos que pagan quienes compran sus discos, van a sus conciertos, dan like a sus posts… Esta persona no guardará su dinero en una cuenta abierta a su nombre en un refugio fiscal sino que poseerá una sociedad de la que él será beneficiario y cuyos supuestos ingresos serán ese dinero que pretende salvar del fisco. Pero la empresa en sí misma no tendrá ninguna actividad. No venderá ningún producto ni ningún servicio. Solo existirá. Si los bancos de refugios fiscales son obligados por las normas antiblanqueo a dar nombres de personas titulares de cuentas a cada país, se crean empresas interpuestas o sociedades pantalla (que no existen más que en un papel) con la única misión de que en la cuenta bancaria en lugar de aparecer -Titular: Famosísimo artista- aparezca -Titular:Social Investigations and Financial Corporate- o algo por el estilo.

 


En nuestro despacho, llevamos años ayudando a la pequeña y mediana empresa en sus fases de constitución, registro… brindándoles apoyo en materia fiscal, pero también en materia laboral, contable… Como expertos en esta rama del derecho, la que afecta más directamente al empresario, hemos querido acercar esta realidad que está a día de hoy en boca de todos, para ayudar a nuestros lectores a comprender en profundidad el alcance de éstas informaciones cuando se enfrenten a ellas.

No obstante, si existiese alguna duda, nuestra letrada Dña. Carmen Díaz de Magdalena les atenderá y resolverá cuantas cuestiones deseen. A los empresarios que puedan estar leyendo éstas líneas, les invitamos a contactar con nuestro despacho, sin compromiso, para informarles de nuestro servicio de Asesoramiento Jurídico a PYMEs. Puede contactar con nosotros escribiendo a despacho@diazdemagdalena.com


 

Noticia en medios: Bruselas quiere una lista europea de paraísos fiscales en seis meses