mediación

Mediación. Ventajas para todos los implicados en un conflicto.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn9Pin on Pinterest0

Esta semana vamos a explicar las bondades de la mediación como fórmula para resolver conflictos sin necesidad de acudir a un tribunal. Para Wikipedia mediación es:

Mediación, es un mecanismo de resolución de conflictos, en cual un tercero imparcial busca facilitar la comunicación para que las partes sean capaces de resolver un conflicto.

Importante. Quedémonos con que la mediación es un método de resolución de conflictos. No es un mecanismo para mal conformar a unos y a otros con tal de que la cosa no llegue a nuestros saturadísimos juzgados. Lejos de ello, el mediador va a intentar encontar un punto de entendimiento, pero siempre apostando por una resolución lógica y acomodada a la ley. Por lo tanto, primera idea anotada: la mediación no pretende taparnos la boca sino ayudarnos a resolver el problema de una manera menos traumática para todos.

Durante el XXIV Congreso de la Asociación Española de Abogados de Familia (AEFA), su presidenta María Dolores Lozano, aportó un dato que no deja de ser muy revelador. Según sus palabras, la mediación es capaz de reducir entre un 30 y 50 por ciento los casos que llegan a los tribunales. Desde luego, como medida para desatascar los tribunales parece bastante efectiva. Ahora bien, repetimos que la mediación no nace para aliviar los tribunales. La mediación tiene por misión aliviar el proceso a los implicados; hacer mucho más ágil todo el proceso y encontrar una medida capaz de sentar el acuerdo de las partes. Todo es más rápido y más ágil con la mediación.

Obviamente, cualquiera no sirve para ser mediador. Requiere del abogado una formación específica en este segmento del Derecho. Falta por analizar si en España se da a conocer lo suficiente la mediación, si se promociona el acudir a ella.

Por ejemplo, en casos como los divorcios, en nuestros países vecinos, la ley obliga a sus ciudadanos a que acrediten que se ha intentado la mediación antes de ir al juzgado. Esa parece una buena manera de implantar una cultura del entendimiento frente a nuestra actual cultura del litigio.

Existe otra cuestión que se llama abogacía colaborativa. Se trata de que los letrados de las partes están comprometidos a forjar un entendimiento, un acuerdo. Si no lo consiguen, ninguno podrá representar a las partes en un futuro contencioso. Es decir, les va mucho a los profesionales del derecho alcanzar un entendimiento en este modelo, que por ahora, solo está implantado en Cataluña.

MEDIACIÓN. VENTAJAS EN LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Vamos ya, tras dar un vistazo general al panorama, a recalcar cuáles son los beneficios que vas a obtener si acudes a mediadores como los que hay formados en nuestro despacho. Entre las más destacables vamos a decir:

  • Rapidez: es una herramienta mucho más ágil que el acudir a un tribunal. Los tiempos que barajan los mediadores en la resolución de un conflicto son muy inferiores a la celebración del juicio, la sentencia, trámites administrativos… todo lo que supone un juzgado.
  • Económica: ir a juicio supone unos costes. No ir, nos los evita. La mediación es mucho más interesante a nivel económico. Las partes pagarán a medias al profesional que interviene y realiza la mediación y eso será el único coste a sufragar.
  • Comunicativo: da protagonismo a las partes, las hace partícipes, las obliga a hablar, a empatizar, a tolerar y escuchar al otro. Con frecuencia las partes no se ven tan enfrentadas cuando termina el proceso y se puede iniciar una mejor convivencia, una coexistencia pacífica. Vital en cualquier ámbito pero especialmente en el del Derecho de Familia.
  • Inversión: de cara a futuro. El acuerdo que se alcanza, lo que se redacta no solo busca una solución adaptada a la necesidad y realidad de cada parte, sino que trata de contemplar, anticipar y en consecuencia evitar futuros conflictos derivados.
  • Satisfacción: no existen datos sobre este punto, pero nuestra experiencia nos dice que ambas partes salen más contentas de una mediación que cuando acuden a juicio. En el juzgado, las partes se adaptan a la sentencia, en la mediación, el acuerdo se adapta a las partes. La gente no siente que ha subido a un ring, sino que se ha salvado una cuestión peliaguda.

¿CUÁNDO PODEMOS ACUDIR A LA MEDIACIÓN?

Acudir a una mediación, significa buscar el entendimiento entre dos partes cuando éste no se da. Existen por tanto muchos momentos en los que podemos ir a un mediador como sucede en nuestro despacho. Vamos a recopilar algunos ejemplos muy habituales en los que podemos acudir a una mediación antes que a un conflicto.

En el ámbito del Derecho de Familia, por ejemplo en el caso de divorcio, el mediador puede o bien evitar la disolución del contrato conyugal o bien hacerla lo menos traumática posible tanto desde el punto de vista emocional como atendiendo a sus implicaciones económicas etc. Se va desenvolver todo en un ámbito amistoso, lo cual va a ahorrar muchos sufrimientos a los hijos, se va a proteger al menor. Va a dar protagonismo a la pareja, para que decida los términos y el marco de su separación. En un juicio lo decide un juez y ellos acatan esa decisión que afecta a su propia vida. La obligación de entenderse disminuye la tensión. La relación no estará tan destruida al término del proceso de mediación. Digamos que el matrimonio acaba, pero la familia sigue existiendo y la mediación apuesta por ese futuro tolerable, apaciguado y exento de nuevos conflictos.

Pero no solo en el ámbito de la familia actúa la mediación. Segín ASEMED, también podemos acudir a ella en el ámbito civil o mercantil (por ejemplo en lo relacionado con cumplimiento de contratos; conflictos cliente-proveedor; conflictos entre socios, impagados…) en el ámbito escolar mejorando la convivencia entre padres, profesores y alumnos; en el ámbito laboral vigilando la mejor relación posible entre los miembros de una misma empresa y la paz del organigrama; incluso en el ámbito sanitario haciendo más fluído el entendimiento entre pacientes y personal sanitario.

En conclusión, antes de acudir a un juzgado a resolver un conflicto por la vía contenciosa, da una oportunidad a la mediación. Ahorra tiempo, dinero, enfados, inferencias de autoridades ajenas…

Si desea que nuestros profesionales medien entre usted y otra entidad o persona con la que le surja conflicto, no dude en escribirnos a despacho@diazdemagdalena.com o usar nuestros datos de contacto para que podamos ayudarle a resolver sus problemas.