malversación

Malversación de fondos en la empresa explicada para todos

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Esta semana vamos a dedicar nuestro artículo a hablar de la malversación de fondos en la empresa. Trataremos de comprender este delito de índole económica partiendo de su definición más sencilla. La malversación de fondos consiste en quedarte con un dinero que no es tuyo y que te ha sido confiado. Por ejemplo, si un funcionario sustrae dinero de las arcas públicas o un empleado de banca se queda dinero de la caja. En ambos casos están al cargo de ese dinero, han de administrarlo sensatamente. Pero ese dinero es del contribuyente o del cliente respectivamente. La malversación se puede entender como el gasto de dinero en conceptos no apropiados. Por ejemplo, gastos ajenos a la actividad de la empresa, gastos que no están relacionados con el objeto social de la empresa… y un largo etcétera.

La malversación, un problema muy habitual en empresas

La malversación de fondos es el fraude más común en las empresas como reveló un estudio de PricewaterhouseCoopers. A partir de una encuesta realizada entre más de 1.200 grandes compañías de 50 países. Se vio que, por culpa del fraude empresarial, de promedio perdían 2,2 millones de dólares al año cada una. Al margen de ese valor promedio muchas declararon costes superiores a los 10 millones y 400 no pudieron cuantificar las pérdidas en calidad de fraude empresarial.

“El principal delito es la malversación de activos, porque estos pueden convertirse fácilmente en dinero. Desde la venta o el uso de un bien de la compañía para fines indebidos, a cobrar sobreprecios o facturar servicios personales o inexistentes a la empresa, éste constituye el fraude más común”

Miguel Eiranova, socio de PwC y responsable del área de Prevención e Investigación de Hechos de Corrupción y Fraude.

Emolumentos elevados

En mayo supimos que Volkswagen estaba siendo investigada por la fiscalía alemana (Brunswick) debido al alto sueldo que cobraban algunos de sus directivos. Ojo, estamos diciendo que se estaba investigando, lo que en sí mismo no es garante de que la firma haya cometido delito alguno. La investigación se inició por una denuncia en torno a unos emolumentos demasiados altos que presuntamente estaría percibiendo el presidente del comité de empresa, Bernd Osterloh.

Ninguna empresa está a salvo de que le denuncien por cualquier cometido. Otra cosa es que efectivamente se haya cometido o no un delito. Lo que sí se pone de manifiesto es la necesidad de tener un plan de compliance adecuado en la empresa que nos prevenga de estos delitos, haga más difícil su comisión y en caso de padecerlos, exonere a la empresa de toda responsabilidad al haber puesto todos los medios a su alcance para evitar esa circunstancia.

Como saben, tras la reforma del Código Penal, las empresas o personas jurídicas pueden ser condenadas también. Por tanto un plan de compliance nos tiene que aportar, como ya les informamos en nuestra web aspectos tan relevantes como:

  • Actualización normativa.
  • Cumplimiento de la legislación vigente.
  • Regulaciones específicas de cada sector.
  • Programa de compliance / cumplimiento
  • Reducir riesgos mediante implantación de protocolos compliance (Ejecución del Programa de Compliance)
  • Due Diligence o evaluación de socios, operaciones comerciales, contratos… (Valoración en los ámbitos: Financiero, Legal y Compliance)

Las empresas que trabajan con un despacho de cabecera experto en compliance como el nuestro encuentran mucho más respaldo a la hora no ya de enfrentar estas situaciones, sino también a la hora de esquivarlas porque como decían nuestras abuelas, más vale prevenir que curar. Exhortamos a todas las empresas que nos están leyendo a acudir a nuestra ayuda siempre que lo necesiten, pero mucho mejor llamarnos para evitar el problema que para solucionarlo ¿no crees?

Buenas prácticas en la empresa

Partir de un ideal de integridad es esencial en la empresa. El tono lo marca la dirección. Si la cabeza visible es íntegra, motivará ese comportamiento en las capas inferiores. No necesariamente un jefe ejemplar disfruta de empleados ejemplares, pero lo que sí es casi seguro es que un jefe remiso hará caer en cascada su estilo hacia los sustratos más bajos de la empresa. —Si este lo hace, por qué no hacerlo yo—.

La empresa debe tener por escrito un Código Ético o de Conducta. Sí, por escrito. Que exista un sitio donde se recoja «qué es lo que no se puede hacer». Estaremos dando un aval de que se ha dicho, con constancia escrita. Manifestamos nuestra vocación expresa de ser cumplidores con el buen deber de nuestra actividad.

Un fuerte control anti-corrupción es propio de las empresas que trabajan con nosotros la línea de compliance. Estudiamos en el día a día de la empresa en qué el personal puede relacionarse con funcionarios públicos y establecemos de qué forma debe hacerse, un protocolo. Elaboramos una política efectiva para que no se produzcan situaciones de delito en aquellos casos en que podemos anticiparlos. Se trata de poner trabas y dificultades a quienes quieren saltarse la ley y de paso poner en apuros a la firma. Diseñar políticas de entrega y recepción de regalos, de viajes, de vigilancia de los registros contables… Más o menos existe una evidencia de por dónde pueden surgir los problemas. Eso no permite extinguir el 100% pero sí mucha parte.

Imponer un canal interno de reportes donde la gente que interactúa con la empresa pueda dar aviso de comportamientos inapropiados; incidir en la importancia de la documentación de procesos para llevar un fuerte control; realizar auditorías internas; monitorizar los procesos; asignar roles y privilegios a cada puesto de forma clara y con fronteras definidas;

La filosofía del compliance busca el mitigar la comisión de delitos en la empresa y cuando no, cuando a pesar de ello se cometen, garantiza que la empresa hizo todo lo que estaba a su alcance, tomó todas las medidas posibles para evitarlo.

Es posible, ojalá que no, que ahora mismo se esté cometiendo alguna irregularidad en su empresa. Recuerde que la reforma del Código Penal deja a la empresa en una posición más vulnerable ante el delito cometido en su seno. Debe proveer a su empresa de un plan de compliance. Si puede hacerlo, tiene la responsabilidad de hacerlo. Implementar algunas de estas medidas es esencial. Si no lo hizo, el responsable también será usted por no cumplir con su rol gerencial de “planificar”, “coordinar” y “supervisar”. Si desea información acerca de nuestro servicio de compliance, contacte con nuestro despacho.


La trayectoria de Carmen Díaz de Magdalena ha estado siempre muy vinculada a la asesoría jurídica a empresas, a la economía etc. y de ahí que a nivel Derecho Penal su gran especialidad sea el Penal Económico. En nuestro blog encontrarás muchas referencias y artículos dedicados a esta rama del Derecho.