legado

Legado, herencia y donación ¿Cuál es la diferencia?

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Esta semana explicaremos la diferencia entre legado, herencia y donación. Cuando un familiar fallece se inicia el proceso de liquidación de la herencia. Ello da lugar a una cascada de dudas, discusiones, desinformaciones, confusiones, estancamientos de proceso… y todo tipo de obstáculos que traen consigo:

  • Un incremento del tiempo que se tarda en liquidar la herencia
  • Costes asociados a ella
  • Ansiedad creciente entre los herederos

Entre otros.

Una de esas cuestiones que generan dudas, controversias etc. es la diferencia entre legado, herencia y donación. En este post, vamos a intentar aclarar qué es cada uno, qué implica y qué diferencias aparecen entonces entre todos ellos. Además, en nuestro ánimo de ser lo más útiles posibles como herramienta de lectura, te hemos dejado una batería de dudas resueltas sobre las herencias, que vas a poder consultar haciendo clic aquí.

Qué es un legado

En una herencia, los herederos heredan el activo y el pasivo. Es decir, que una herencia comporta los bienes que el causante dejó al fallecer, pero también las deudas. Por ejemplo, los hijos, heredarán el piso de sus padres, pero si aquellos no lo acabaron de pagar, heredarán también la cuantía faltante de la hipoteca al momento de la defunción. Se hereda lo bueno y lo malo. Los hijos son sucesores, en todo el ancho de la palabra. Suceden al progenitor en su contexto más global. Hablamos de los hijos por ser el ejemplo más claro de herederos y siempre con el ánimo de serles útiles como herramienta a nuestros lectores.

Sin embargo, existen otros posibles beneficiarios de una herencia: serían los legatarios. Estas personas son aquellas que reciben un legado ¿Cuál es la diferencia? En general, lo vamos a definir por su diferencia con el heredero. El legatario es aquel que recibe bienes concretos (es decir, no es universal) pero sin responder del pasivo de la herencia (es decir, no recibe deudas). Esto es así en un nivel general, salvo por ejemplo cuando se distribuya toda la herencia en legados. Pero no son las excepciones (raras por cierto) las que queremos abordar sino un planteamiento general para, como decimos, serles útiles a todos ustedes en tanto que herramienta de consulta.

Existe otra diferencia significativa y muy a considerar en el caso que nos ocupa: la herencia se produce sí o sí. En defecto de un testamento donde se diga quiénes son los herederos y cómo es voluntad el reparto (dentro de los márgenes que permite la ley, es decir, los tercios de mejora y libre disposición) se aplicará lo dispuesto por el Código Civil.  Sin embargo en el caso de los legatarios, los legados son voluntad expresa del testador y solo quedará válidamente establecida en el testamento.

A la hora de recibirla, la herencia se tiene que aceptar, se puede rechazar, aceptar a beneficio de inventario, aceptar con derecho a deliberar… mientras que los legados se perciben directamente sin mediar necesariamente la aceptación del beneficiado, más correctamente llamado legatario.

Los herederos, que lo son universalmente, son los encargados de entregar el bien legado al legatario. Si existe la figura del albacea, pues será él quien vele por la transmisión de ese bien en cumplimieto fiel de la voluntad del causante o fallecido.

OBVIAMENTE que existen más diferencias entre uno y otro perfil, hay más desarrollo normativo. El derecho de sucesiones está muy ampliado en nuestro ordenamiento y por ello siempre requerirá del consejo de un experto en herencias que le garantice el mejor desenlace.

¿QUÉ ES UNA DONACIÓN?

Heredar, tampoco es lo mismo que percibir una donación. Es más, en función de dónde vivamos (ya saben ustedes que España no es homogénea en cuanto a lo que se paga por percibir bienes en cada sitio) vamos a pagar mayor o menor cantidad de dinero. Esto depende de las autonomías, no está centralizado y de ahí que puedan aparecer determinadas diferencias (que pueden ser muy pronunciadas) si recibe usted una sucesión o una donación en Madrid, respecto de si lo hace en Andalucía incluso tratándose de un lote idéntico.

La geografía de la cuestión afecta y mucho en función de donde viven causante y beneficiario o de dónde están ubicados los bienes. (Les recomendamos leer «HERENCIAS TRANSFRONTERIZAS ¿A LA NORMATIVA DE QUÉ PAÍS PODEMOS ACOGERNOS?»

Pero no nos perdamos en este debate. Veamos qué diferencia hay básicamente entre una herencia y una donación. La herencia es una transmisión de derechos y obligaciones (bienes y deudas) que una persona tenía en el momento de fallecer. Una donación no conlleva fallecimiento. Es la transmisión de un bien de una persona viva a otra. Como si fuera un regalo.

Siendo prácticos, lo ideal es conocer qué pros y contras tiene cada cosa, para saber si podemos optar por una u otra en base a nuestra conveniencia. Una HERENCIA a nivel de costes aparejados va a ser siempre más barato que una donación, es decir, la donación se suele gravar más. Sin embargo, también diremos que la Donación nos da más flexibilidad, a la hora de darla a quien nos parezca sin tantos requisitos como impone la herencia.

RESUMEN

La herencia es el conjunto de bienes y derechos transmisibles a título universal, que tenía una persona al tiempo de su muerte. El legado es una dedicación o cesión que se hace siempre a título gratuito, de bienes y/o derechos a favor de una persona en concreto y que se hace siempre a través del testamento o necesario acto de última voluntad, por causa de la muerte del causante. La donación es un regalo, es la transmisión de un bien a título gratuito, entre vivos, no habiendo mediado fallecimiento.