intoxicaciones alimentarias

Intoxicaciones alimentarias en empresas durante la época estival

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

España es uno de los países con mayor reclamo turístico a nivel mundial. La escalada hacia los primeros peldaños se consolida y muchos turistas ven en esta realidad, no solo un atractivo para conocer nuestro país, sino para hacer negocio de su visita. Los últimos en realizar este tipo de técnicas fraudulentas son los británicos que en numerosas ocasiones utilizan su estancia para interponer falsas denuncias en algunos lugares visitados, fundamentalmente dedicados al sector de la hostelería. Los Tribunales de España han detectado tramas de hasta 60 millones de euros a hoteles españoles, desde que llegará el boom de las intoxicaciones alimentarias en 2014.

A través de supuestas intoxicaciones alimentarias, que se han demostrado en el noventa y nueve por ciento de los casos que son falsos, logran embolsarse interesantes cantidades de dinero que les pagan de sobra incluso las propias vacaciones.

Además del sobre gasto económico, además infundado, que suponen este tipo de denuncias, los establecimientos se enfrentan a un fuerte varapalo para su reputación, teniendo que lidiar además con procesos legales y judiciales innecesarios en plena campaña de máximo trabajo.

El volumen del turismo británico

Es tan elevado el volumen del turismo británico en Europa que las autoridades y plataformas pertinentes se han visto obligadas a poner freno a una situación que está dejando grandes pérdidas en el sector empresarial a nivel global. Pero, ¿dónde reside la raíz del problema? Es importante detectar desde dónde procede esta conciencia para poder atajarla con éxito. Es en la cultura jurídica de protección al perjudicado que existe en el Reino Unido donde encontramos la respuesta.

La justicia española contrastó como el sistema tenía una planificación y un sistema de trabajo tanto en Reino Unido como en España que facilitaba todo el proceso. Se  mantenía una comunicación mediante un grupo de WhatsApp llamado “UK Holidays claims” (Reclamaciones de vacaciones británicas), donde se daban los datos de los clientes, con nombre, apellidos y domicilio en Reino Unido, número de contacto, número de reserva, fecha de salida del hotel y se establecía una fecha para ponerse en contacto con ellos una vez que han llegado al país de origen. Los “captadores” incluían sus nombres para que quedará constancia de la persona a la que había que abonarle la comisión por la captación.

El peligro del todo incluido con el turismo británico

Una de las opciones más recurrentes por su comodidad para cualquier viajero o turista es la del “todo incluido”. Despreocuparse de dónde comer, los precios, si habrá lugar para sentarse, el horario de comidas… son solo algunos de los principales argumentos para optar por esta opción. Para el turista británico hay una fundamental que está por encima de todas ellas, la protección legal en su país.

La crisis de gastroenteritis de turistas británicos ha sido portada de muchos tabloides ante la avalancha de casos denunciados por parte de estos consumidores. La legislación británica recoge que si un turista durante su estancia vacacional sufre una gastroenteritis y está bajo un régimen de comidas de todo incluído, se da por hecho que es la empresa (turoperador, hotel, restaurante, bar…) la responsable de esa intoxicación, sin ser necesarias más pruebas que puedan certificar la procedencia de la intoxicación o la veracidad de la misma.

Tribunales británicos ante intoxicaciones falsas

Son los Tribunales británicos unos de los principales protagonistas para hacer frente a esta batalla legal y a priori están imponiendo jurisprudencia al respecto con penas incluso de cárcel. ¿Dónde está la limitación? Sólo están ganando los casos en los que se consigue demostrar a través de fotografías, publicaciones en redes sociales y otro material relevante, que esas personas disfrutaron sin ningún tipo de complicación de sus vacaciones en España o en cualquier otro país de dentro o fuera de Europa.   

Situación para las empresas del canal HORECO

Las empresas del canal HORECO (hostelería, restauración y colectivos) son los principales perjudicados. Si la situación no cambia tendrán que seguir haciendo frente a importantes sumas, en cuestión de daños personales, según lo establecido en la actualidad por el sistema inglés entre los que se encuentran las costas pero también los elevados costes de una defensa en el Reino Unido.

Las zonas costeras como Mallorca, son algunas de las principales perjudicadas por esta situación. Los bufetes de Reino Unido que se hacían cargo de este tipo de denuncias y reclamaciones de turistas británicos, por lo que consideraban supuestas intoxicaciones alimentarias en hoteles de nuestro país, aseguraban al cliente hasta 18.000 euros netos de indemnización a la persona que reclamaba y un 98% de éxito en el juicio. Lo que finalmente suponía un reparto de lo que se ganaba de un 60% del dinero obtenido despacho que había representado el caso y un 40% para el cliente. Tal seguridad en el proceso sigue incentivando a numerosos turistas que hacen de esta trama parte de la planificación de sus vacaciones.

Qué hacer ante las denuncias falsas de intoxicaciones alimentarias

A estas alturas si eres una empresa relacionada con la alimentación te estarás preguntando qué puedes hacer para evitar este tipo de situaciones. Aunque la realidad es que la protección total es complicada, si es cierto que puedes establecer un protocolo legal para intentar evitarlas. La información previa antes de la contratación cuando hablamos de contratación de grupos o turoperadores, elaborar un protocolo de actuación, tener un gabinete de crisis, tener al día la trazabilidad de los productos con los que se operan en el establecimiento, realizar una buena gestión en cuanto a los certificados de calidad… ponerse en manos de un gestor, de un despacho de abogados profesional capaz de orientarte en todos estos procesos para intentar prevenir en la medida de lo posible o dar los pasos oportunos en el caso de que ya se haya producido la denuncia. Desde el despacho Díaz de Magdalena aconsejamos ir de la mano de un profesional que atienda las necesidades del proceso y que vele porque el daño económico para la empresa sea el menor posible y pueda ganar la batalla y luchar al mismo tiempo por proteger y defender su reputación.