startup

Entrar en el mercado con una Startup

Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Lanzarse al mercado empresarial no solo requiere de una toma de decisiones importantes, también de dar los pasos oportunos en cada momento. Desde el despacho Díaz de Magdalena queremos acercar, a todos aquellos que se están planteando dar vida a su modelo de negocio, los puntos que deben tener en cuenta. La previsión y una buena organización son aspectos claves para triunfar.

Iniciativa por la que suelen inclinarse más los hombres de mediana edad, este tipo de aventura tiene una diferencia fundamental con la creación de una empresa tradicional, necesitas rodearte de un equipo interno o externo de profesionales especializados en diferentes materias, un equipo multidisciplinar.

¿Existe la Startup ideal?

Los parámetros ideales son siempre difíciles de alcanzar porque existen variables que se modifican constantemente. Sin embargo para lograr el éxito y no terminar entre ese 80% de iniciativas que fracasan la opción más óptima será aquella que cuente entre sus filas al menos con un profesional de la ingeniería y otro que desarrolle el área más comercial de la empresa. Un equipo multidisciplinar que asegure el correcto funcionamiento de la startup de forma conjunta y no deje ningún área al descubierto.

Estudiando el mercado

Estamos acostumbrados a escuchar términos como estudio de mercado y se nos han hecho tan cercanos, que en ocasiones no les prestamos demasiada atención por ser demasiado evidentes. Ese suele ser uno de los errores fundamentales al comenzar una aventura empresarial, en ocasiones las evidencias pueden esconder parámetros que no debes dejar de tener en cuenta.

Conocer el mercado donde vas a implantar tu producto es fundamental, por ello es importante conocerlo a fondo. Esto también significa inspeccionar quién será tu cliente, sus costumbres y hábitos, sus preferencias, su estilo de vida…

Cuándo es el momento de empezar

Una de las preguntas claves que muchos emprendedores se hacen, es cuál es el momento para empezar a comercializar el producto en el mercado, cuándo finaliza la etapa inicial. Es cierto que depende mucho del sector en el que te vayas a establecer, pero si hay un elemento común, debe existir una calidad mínima, aun cuando el producto no esté totalmente finalizado para poder lanzarlo. Una mala experiencia por parte del consumidor hará que experimente un rechazo hacia el mismo y quizás no vuelva a darte una segunda oportunidad.

El marketing en una Startup

Para muchos el marketing en la comercialización debe ser posterior a su lanzamiento y eso es un error de base. Si continuamos con nuestra argumentación para elegir el momento de dar a conocer nuestro producto, es el momento de que nos detengamos en una estructura clave de cualquier estrategia de venta, las cuatro patas del marketing:

El producto. Es  fundamental que el producto sea de calidad, si no lo es, podrá tener una buena campaña de comunicación detrás y estar en el lugar adecuado pero el cliente solo lo comprará una vez. Por ello aunque el producto salga a la venta para ser testado en una fase inicial, ese estado debe ser óptimo y tener unos estándares de calidad buenos.

El emplazamiento. Elegir un canal de distribución es una de las primeras tareas antes de sacar el producto a la venta. No todos los emplazamientos sirven para todos los productos, de ahí la importancia de ese estudio de mercado inicial que logrará también el éxito del canal de distribución final.

El precio. Al cliente le gusta saber que el producto merece el precio que está pagando por él. Este es el motivo por el que la estrategia a elegir en relación al precio es fundamental. Arriesgarse con una política de precios agresiva no siempre funciona ni por supuesto sirve para todos los productos ni todos los públicos. Es fundamental estar dentro del rango de la competencia pero también establecer la diferencia con nuestra apuesta en el mercado.

La comunicación. Dar a conocer el producto y sus signos de identidad que lo hacen diferente es esencial. Su desconocimiento impide la compra y por lo tanto, aunque la calidad sea fantástica, el plan no funcionará.

Desde el despacho Díaz de Magdalena aconsejamos a cualquier emprendedor que haga funcionar los cuatro parámetros al mismo tiempo y que además estén en consonancia entre ellos. Para que esto funcione es imprescindible contar con expertos en cada materia que velen por un plan estratégico que dé vida a nuestro producto en el mercado durante mucho tiempo.

Un modelo de negocio que pueda crecer

Un modelo de negocio debe tener miras de futuro, expectativas a largo plazo. Escalar para hacer crecer su ciclo vital y convertir a una startup en una empresa consolidada con una marca fuerte. En la actualidad internet, así como otros canales de comunicación permiten crecer y llegar a consumidores de todo el mundo, dar el salto internacional en la venta o sacar líneas de venta pueden ser solo algunas de las opciones para seguir creciendo.

Cómo controlar tu inversión

Uno de los principales temores cuando una persona o un equipo se enfrenta a la tarea de emprender son los costes. Controlar la inversión inicial y hacer una estimación del momento en el que se empezará a recuperarla, debe realizarse desde un personal cualificado y experto en la materia. Para ello te aconsejamos:

  • La planificación de la tesorería
  • Hacer un análisis previo de los costes que tendrá la puesta en marcha del negocio
  • Contar siempre con un margen para imprevistos

El abogado de una startup

La innovación es uno de los principales referentes de este modelo de negocio y por ello buscan servicios legales de manos de abogados expertos que además posean una visión empresarial actual y diferente. La dinámica de trabajo tradicional no sirve en una startup. Estar preparado para posibles inclemencias de mercado, riesgos de la inversión… aplicados a un proyecto diferente suelen hacer que algunos despachos de abogados marquen la diferencia.

Conocimientos expertos y globales que alberguen un asesoramiento integral sobre la fórmula societaria más adecuada, fiscalidad de una startup, protección legal de nuevas ideas, consideraciones jurídicas de una ronda de financiación o posibles frentes legales si el negocio tiene intención de expandirse a nivel internacional por ejemplo.

En Díaz de Magdalena apostamos por un servicio legal a medida que se adapte a las necesidades y el entorno de cada cliente, donde el contacto personal es fundamental para asesorar con éxito a cada marca.