Elegir abogado

Elegir el abogado adecuado: ¿Qué debes tener en cuenta?

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Elegir el abogado adecuado es esencial para todos nosotros. Fíjate que al abogado nunca acudes para una cuestión menor. Vamos para que nos asesore de la mejor manera sobre cómo ejercitar nuestros derechos. Suele estar en juego algo no poco valioso: la ruptura de un matrimonio; un despido laboral; la herencia familiar; una compraventa; echar a un inquilino que no me paga…

Los abogados no se fabrican en serie. No es lo mismo tener uno del lote 5 que del lote 3. No hay dos abogados iguales. La abogacía es un ejercicio profesional. Habrá abogados y despachos más capaces y otros menos. Encontrar el mejor para tu causa es realmente importante.

Por lo tanto existe un margen de acierto y un margen de error antes de tomar la decisión. Nada nuevo. Esto afecta a cualquier toma de decisiones. Entonces ¿cómo hacemos para reducir al mínimo ese margen de error? ¿En qué debemos fijarnos antes de elegir al abogado para nuestro caso?

Lo primero que te recomendamos es ser exigente.

ELEGIR. 

Elegir al abogado adecuado es una decisión muy importante. Si usted estuviera envuelto en un accidente automovilístico, sufriese una reclamación por mala práctica médica o se encontrase en el blanco de una investigación criminal esto sería muy evidente.

Las referencias de amigos o compañeros de trabajo, familia conocidos… pueden ser valiosas, pero usted necesita hacer su investigación preliminar para asegurarse de escoger al abogado adecuado para el trabajo.

Una de las técnicas que podemos usar es la mayéutica. En la filosofía socrática, decíase de aquel diálogo metódico por el que el interlocutor interpelado descubre las verdades por sí mismo. Es decir, que vamos a ir haciendo las preguntas correctas para, con la suma de las respuestas llegar al conocimiento deseado, esto es, cuál es el abogado que necesito.

Aquí están algunas preguntas básicas que usted debe hacer antes de elegir la representación legal.  Por ejemplo, para empezar, pregunte acerca de la experiencia del abogado y la familiaridad con casos como el suyo. De nada sirve la mucha experiencia si es en otras áreas del derecho. ¿Ha manejado antes este tipo de casos?  Esta es probablemente la pregunta más importante por hacer.

¿Le gustaría volar con un piloto haciendo su primer vuelo transatlántico? Entonces ¿por qué confiar su caso en el que tanto te juegas con alguien no experimentado? Un abogado con una experiencia aplicada a la materia, a menudo va a ahorrar tiempo y dinero, y siempre obteniendo el mejor resultado posible.

No acepte un simple “Sí” como una respuesta suficiente o válida. Para elegir abogado haga preguntas de seguimiento que le obliguen a desarrollar su respuesta:

  • como dónde y cuándo sucedieron los casos similares
  • fueron a juicio o no y sus resultados

De esta forma buscaremos asegurarnos de que el abogado realmente conoce el tema.

IMPORTANCIA DE LAS REDES PERSONALES

Como en todos los ámbitos de la vida, las redes humanas son esenciales. Pregunte ¿Usted ejerce en el tribunal de justicia donde está o estará mi caso? Conseguir un abogado con profundidad de conocimientos legales adecuados es esencial como hemos visto. Pero también es importante saber si su abogado tiene experiencia con el juez que probablemente presidirá su caso. Si el suyo es un asunto criminal, es importante saber si su abogado conoce a los fiscales locales. Esta experiencia en la sala de audiencias puede mejorar en gran medida la capacidad de su abogado para evaluar los posibles resultados en su caso y darle consejos en los que pueda confiar. El factor humano existe. No lo pase por alto ni lo desprecie.

¿Alguna vez ha sido sancionado?

Indague acerca de si su letrado ha sido alguna vez apercibido, amonestado o sancionado por un ejercicio irregular de la profesión o por otras cuestiones. Preguntarle directamente: claro. Está en su derecho a hacerlo. Después de todo, acertar al tomar una decisión está íntimamente ligado con el caudal de información y la calidad de ésta que tenemos de forma previa a la toma de la misma.

 ¿Algún conflicto de interés?

Puede ocurrir que su abogado ostente la representación  de otros clientes (anteriores o existentes) que limiten su capacidad para representarlo a usted. Si esto sucede, es probable que haya un conflicto. Por ejemplo, si usted quiere demandar a un hospital que el abogado potencial representa habitualmente, habría un conflicto. También puede surgir un conflicto si el abogado que está entrevistando ya ha sido contratado por un coacusado en su caso. No todos los conflictos automáticamente descalifican a un abogado potencial, pero usted debe ser plenamente consciente y entender la naturaleza del conflicto antes de decidir si contratar a un abogado a pesar de ello.

El caso en cuestión. Su estrategia

Superado el screening inicial al posible letrado, es muy interesante ver qué visión tiene del caso ¿Cuáles son los resultados probables para mi caso? Tenga en cuenta que los abogados no son adivinos. Nunca deben garantizar un resultado específico. Sin embargo, deben poder darle una evaluación preliminar sincera y argumentada de los derroteros que puede tomar su caso.

¿Cuáles serán los honorarios y gastos?

Asegúrese de discutir los gastos, así como honorarios de abogado. Debe saber, por adelantado, cómo cobrará su abogado por la representación legal que le brinde ¿Será una cantidad fija o una tarifa por horas? En los casos en que usted está demandando por daños monetarios, el abogado puede representarle a usted percibiendo a cambio una “cuota de contingencia”. Esto significa que al abogado se le paga una parte de la cantidad que recibe después de un juicio con éxito o acuerdo.

Los gastos del abogado incluyen todo, desde cosas pequeñas como hacer una fotocopia o mandar un burofax hasta cosas más caras como el informe de un perito en la materia de su caso. Si el abogado no puede darle un precio cerrado (a veces sencillamente no es posible) al menos debemos tener una idea clara de hasta dónde se podría disparar el coste de la representación y el proceso.

Para no hacer eterno este artículo, la próxima semana abordaremos una segunda parte destinada a otros aspectos que debes tomar en cuenta antes de elegir abogado para tu causa.

Entre tanto, si deseas realizarnos alguna pregunta, lo puedes hacer en el correo despacho@diazdemagdalena.com o acudiendo a nuestros datos de contacto. Estaremos encantados de responderte.