Banco Popular

El Banco Popular arruina a 300.000 accionistas

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn36Pin on Pinterest0

La necesidad de uso del derecho bancario repunta en estos últimos días debido a la inminente venta del Banco Popular al Santander. El desplome de la entidad ha dejado en la ruina a 3000.000 accionistas y propietarios de subordinada que no han visto venir como toda su inversión se perdía.

Ante una estrategia perfecta por parte del Santander el escenario para el gran perdedor se dificulta gravemente poniendo sobre la mesa la necesidad de contar con un abogado especialista en derecho bancario, que pueda darle una mínima esperanza a todos aquellos que se encuentran en una situación de indefensión. Desde el Despacho Díaz de Magdalena aconsejamos acudan a quien les asesore y pueda recopilar toda la información necesaria, para que puedan tener una defensa digna, que garantice sus derechos y la protección de su inversión.

¿Qué clientes del Banco Popular están afectados y de qué manera?

– Eres cliente del Banco Popular y tienes una cuenta o depósito
– Eres cliente del Banco Popular y tienes una deuda subordinada
– Eres cliente del Banco Popular y tienes acciones en él
– Eres cliente del Banco Popular y tienes planes de pensiones
– Eres cliente del Banco Popular y tienes créditos o préstamos en él

Pasemos a analizar la situación general de los clientes del banco. Las cuentas y depósitos de los clientes no se ven afectadas con la venta del mismo. En un espacio corto de tiempo el cliente del Banco Popular pasará a serlo del Banco Santander y lo único que verá cómo se modifica será el número de cuenta que se le otorga en esta nueva entidad, y el establecimiento de unas condiciones nuevas vinculantes entre el Santander y el cliente.

¿Qué ocurre si el cliente tiene una deuda subordinada? Este tipo de cliente es uno de los mayores afectados. Las deudas subordinados a efectos prácticos se convierten o son tratadas como acciones y por tanto pasan a perder todo su valor con la venta por un euro del Banco Popular. Busque un abogado y asegúrese de entender que lo que usted contrató era una deuda subordinada y no otro tipo de producto como pudiera ser un depósito en cuyo caso la situación sería distinta.

Si como cliente optó por las acciones del banco, lo ha perdido todo. Ni siquiera se ha previsto un método de rescate con dinero público, por lo que tendrá que esperar y asesorarse con un buen profesional del derecho bancario.

Para aquellos que su relación con la entidad se basa en los fondos de inversión o planes de pensiones su dinero está a salvo siempre y cuando estos productos no hayan invertido a su vez en otro tipo de productos que sí están perjudicados por la venta. Es el momento de informarse.

¿Tienes un crédito o un préstamo? Tu situación no varía. A partir de este momento el pago del mismo se realizará al Banco Santander con unas posibles modificaciones en las condiciones, de las que no cabe esperar grandes sorpresas.

Buscando culpables

Depurar responsabilidades cuando intervienen muchos agentes en la caída es prácticamente imposible. “Echar balones fuera” está siendo la principal respuesta de todos los implicados. El Ministerio de Economía, FROB (Fondo de Rescate Bancario), BCE (Banco Central Europeo) y Santander reseñan algunos indicios que auguraban un posible final, pero ninguno admite ni reconoce pruebas evidentes. El Banco Popular es una entidad privada y por tanto el Ministerio se ha adelantado a aclarar que no se solucionará con dinero público una caída en el sector privado.

Posibles caminos legales para recuperar el dinero invertido

Hay diferentes caminos para intentar llegar al objetivo final que existe en la mente de todos los afectados, recuperar el dinero. El asesoramiento legal será fundamental para comprobar cuál es la situación de cada caso en particular y por tanto cuáles son las diferentes opciones que podemos contemplar.

Primer escenario, compra de acciones en la ampliación de 2016

A priori parece ser la opción más fácil que podría dar inicio con una demanda civil por vicio de consentimiento. En este sentido se reconoce la capacidad y el conocimiento de lo que implica este tipo de inversiones y sus peores consecuencias. La defensa en este caso se asentará sobre las pruebas falsas que se dieron así como publicidad engañosa acerca de la situación financiera y económica del Banco en ese momento. En este sentido hay jurisprudencia acerca de la ilegalidad de la reformulación de unas cuentas tal y como en su momento estableció el Supremo con su sentencia sobre Bankia.

Los administradores del Banco Popular y ahora el Santander, como responsable de la compra, serán los destinatarios de la demanda como responsables de esta situación.

Segundo escenario, compra de acciones antes de 2016

Este escenario es mucho más complicado que el anterior y acoge a diferentes protagonistas que se encuentran con las mismas opciones ante la batalla. Por un lado, aquellos que compraron o que canjearon títulos por acciones, enganchados del Banco Pastor o de las preferentes del Popular y que tendrán más complicado demostrar cómo han dejado morir al banco hasta llevarlo a una situación de rescate provocada por una mala gestión. En este mismo apartado encontramos a aquellos que formaban parte del Consejo, quienes no podrán enfrentarse a una entidad de la que formaban parte de manera activa. Optar por enfrentarse a las autoridades europeas supone que la demanda deberá ser interpuesta en el Tribunal Europeo de Luxemburgo. Podrán iniciar una batalla legal que tiene como último eslabón la opción penal.

Tercer escenario, inversiones institucionales

Dentro de ellos podrán distinguirse aquellos que formaban o no parte del Consejo y es que, a pesar de estar en la misma situación que aquellos que se encuentran en el escenario uno, su ámbito profesional les otorga mayor capacidad y conocimiento informativo que les impide ponerse en el lado de enfrente.

Cuarto escenario, opciones penales

Estafa, falsedad, apropiación indebida… son solo algunos de los motivos que pondrán sobre la mesa aquellos que opten por la vía penal, abierta para todos. Un proceso largo que de ganarse tendrá repercusiones civiles que deberán ser asumidas por el Banco Santander.

Nueva legislación

El Ministro de Economía, Luis de Guindos, ha puesto sobre la mesa la necesidad de perfeccionar el actual sistema de resolución de bancos que lleva funcionando poco tiempo y que no ha podido impedir que nos encontremos ante este escenario.

En este apartado se abre un conflicto de términos que los implicados se han apresurado a destacar, la diferencia entre solvencia y liquidez y cómo ha afectado al Banco Popular.

Consecuencias a medio y largo plazo

La situación actual y el proceso que está dando comienzo para todos los clientes del Banco Popular, así como para la propia entidad, está empezando a destapar cuáles serán algunas de las consecuencias a medio y largo plazo. Parece evidente que serán las pequeñas empresas que cotizan en el mercado las que se lleven la peor parte, quien verán cómo se encarece su financiación.