Dificultades para realizar un despido procedente

La gestión de plantillas de personal es una tarea complicada dentro del mundo de la empresa. Una de las grandes dificultades con las que un empresario se encuentra, es la cesión de un contrato cuando el empleado no responde a las expectativas o no respeta las normas establecidas. A continuación te explicamos las dificultades para realizar un despido procedente y en qué casos puede producirse.

Una de claves para intentar prevenir este tipo de situaciones se encuentra en la elaboración de un contrato que refleje determinadas situaciones que luego puedan ser más difíciles de combatir. Sin embargo no todo vale en un contrato y el ser demasiado agresivo en su elaboración, también puede dañar la imagen de la marca e incluso provocar el rechazo de buenos candidatos para un empleo.

Desde el despacho Díaz de Magdalena aconsejamos un asesoramiento legal que pueda certificar y acreditar como se requiere los motivos que han llevado a la empresa a tomar la decisión de un despido procedente y por tanto puedan contar con una validez legal para presentarlas en un juzgado.

Conocemos los casos para un despido disciplinario

El despido procedente siempre lleva asociado un incumplimiento de disciplina que se produce por causas objetivas. Dentro de las conductas que llevan asociadas un despido disciplinario se encuentran:

  • La ausencia en el puesto de trabajo o incumplimiento en el horario previamente establecido.
  • Cuando se realizan ataques verbales o físicos contra las personas de la empresa o relacionadas con ellas.
  • Ante acciones que conllevan una desobediencia explícita o implícita.
  • Atentar contra la buena fe contractual. Encontramos casos como la mala ejecución de la actividad, filtrar información interna, abuso de confianza…
  • Merma del rendimiento del empleado de forma continuada y sin motivo justificado.
  • Acciones que pueden desembocar en delitos de odio, por discriminación basada en la religión, la raza, el sexo, la orientación sexual, una discapacidad…
  • El uso de sustancias y drogas que puedan afectar de forma directa o indirecta al desempeño del trabajo.

Es importante recordar a todos los empresarios, que es imprescindible poder contar con pruebas que demuestren la veracidad de las acusaciones, así como que estas se hayan obtenido de forma legal. Por eso, desde Díaz de Magdalena le ayudamos a encontrar esas pruebas desde el momento en el que la empresa empieza a sospechar que está habiendo una conducta fraudulenta, en el caso de que esta sea continuada.

Qué situaciones objetivas hay detrás de un despido procedente

Las causas objetivas que se encuentran detrás de un despido procedente pueden ser de diferente índole, pero principalmente se basan en una incapacidad del trabajador de desempeñar su puesto de trabajo por falta de aptitudes o cualificación, siempre que se encuentre dentro del periodo de prueba. Otro de los motivos se encuentra en una falta de capacidad para adaptarse a los cambios introducidos en el desarrollo profesional de la tarea, algo que debe valorarse transcurrido un tiempo prudencial de adaptación a los mismos, generalmente establecido en dos meses. Por último, la empresa podrá acreditar, que por circunstancias económicas adversas, no puede mantener el sueldo y por tanto el puesto de trabajo de este empleado.

Las evidencias no siempre llevan a un despido procedente

Tendemos a pensar que hay determinados hechos que pueden provocar un despido más que procedente de un empleado, pero no siempre es así. La realización de actos delictivos por parte del sujeto, incluso cuando estos pudieran realizarse para atentar de forma directa con la empresa de la que es empleado, no conlleva de forma rápida ni automática el despido de la persona.

Cuando para el cumplimiento del delito el empleado se encuentre privado de libertad, este tendrá derecho a reincorporarse a su plaza, que ha debido ser reservada con anterioridad por el empresario. Una situación que solo cambiará en el caso de que exista una condena en firme, ya que en este caso, la ausencia en su puesto de trabajo supone un incumplimiento claro de contrato.

Qué pasa si el delito no se comete contra la empresa

En los casos en los que el delito no se realiza contra la empresa que emplea al autor del mismo, la jurisprudencia tiene sentencias en ambos sentidos, aunque si bien es cierto que se decanta más por un despido improcedente. Disparidad de opiniones que también se reflejan en sentencias en las que el empleado, sí que comete el delito contra su propia empresa, como puede ser un robo o hurto, pero lo realiza en un centro diferente al suyo y/o fuera del horario laboral.

Acciones de un empresario cuando un empleado le roba

Ante la impunidad con la que muchos empresarios se encuentran ante trabajadores que realizan robos o hurtos en sus instalaciones difíciles de condenar por estar fuera de su horario laboral, encontrarse dentro de un periodo de baja o en otras circunstancias concretas; se abre una puerta para el empresario: ofrecer la firma de un documento al empleado mediante el cuando llegan a un acuerdo para aceptar la baja voluntaria y evitar así la apertura de un proceso penal.

Qué puede hacer un empleado que no esté de acuerdo con el despido

En una historia siempre hay dos versiones por lo que puede darse el caso de que el empleado no esté de acuerdo con el despido procedente. Es en ese momento cuando se abre un plazo de veinte días para presentar una demanda en el Juzgado de lo Social y reclamar así su despido.

Cuáles son las consecuencias de un despido procedente

Las consecuencias de un despido procedente variarán si este se produce dentro de un despido colectivo o si es un despido disciplinario. En este último caso la primera consecuencia directa afecta a la indemnización. El empleado no tendrá derecho a cobrarla, pero sí podrá solicitar la prestación por desempleo, siempre que haya cumplido con el requisito de un año completo trabajando antes de darse esta situación.

Tanto si te encuentras en un lado o en otro de la batalla, desde el despacho de Díaz de Magdalena te animamos a que nos visites y podamos estudiar tu caso con el fin de darte la mejor y mayor cobertura legal.