dificultades de tesorería

Dificultades de tesorería: la labor del administrador concursal y la prevención

Dificultades de tesorería: esa pesadilla a la que muchas veces tienen que enfrentarse los empresarios. El problema es que muchas veces se tiende a parchear la situación, en lugar de aplicar una solución eficaz, real y permanente. Usando el argot médico, esos problemas se van enquistando. Poco a poco se van haciendo crónicos y llegan a salpicar a muchas áreas de la empresa: pedidos, relaciones con proveedores, presupuesto, campañas promocionales y comerciales… La tesorería se resiente y su problema se expande como una metástasis. Las dificultades de tesorería LLEGAN A AMENAZAR la supervivencia misma de la empresa.

Para Carmen Díaz de Magdalena, letrada y administradora concursal las dificultades de tesorería se pueden corregir pero la prevención es la mejor arma «Una empresa con dificultades de tesorería puede salir a flote. Nuestro despacho por ejemplo, es experto en reflotar empresas en situación concursal o preconcursal, o simplemente mal gestionadas. Sin embargo, yo siempre doy el mismo consejo: acudan a los profesionales antes de que aparezca el problema, que luego tiene peor arreglo. Existe por ejemplo la posibilidad de hacer un plan de viabilidad, estudiando el mercado, los costes de la empresa, sus necesidades… En base a eso diseñamos un plan de viabilidad y orientamos a la empresa sobre la mejor manera de gestionarse. Así se evita llegar a problemas y dificultades de tesorería futuras que luego tendrán consecuencias por mucho que las solventemos.»

Precisamente en ese viaje desde las dificultades de tesorería hacia la solvencia empresarial, Carmen tiene algunos contenidos online que nos pueden arrojar luz, como el vídeo que compartimos a continuación:

Dificultades de tesorería

Las empresas con dificultades de tesorería tienen que tener especial precaución y contactar con profesionales contrastados. A éstos, se les van a confiar tareas tan decisivas como el diseño de un plan de viabilidad que se demuestre eficaz; refinanciar o reestructurar sus deudas; liderar toda la fase preconcursal; redactar el mejor convenio concursal posible; ocuparse de la venta de activos (unidades productivas) más conveniente a su finalidad; asistir todas las actuaciones de índole societaria; abordar la reestructuración laboral a que tenga que ir la empresa o incluso ocuparse de la liquidación y cierre de la empresa si fuese preciso e inevitable. Dicho de otra forma. En sus manos está la empresa en sí misma. Conviene que sea gente solvente y contrastada ¿no crees?

En un despacho especialista (como el Despacho Jurídico Díaz de Magdalena) van a trabajar para evitar consecuencias patrimoniales, personales y familiares en las personas al frente de la sociedad cuando esta deja de ser rentable.

Liquidación Sistémica de Sociedades y Empresas 

Como la empresa ya no funciona, como ya no es rentable, que se muera de cualquier forma. Así opinan erradamente muchos empresarios cuyas empresas tienen dificultades de tesorería. Nada que ver con la realidad. Las empresas y las sociedades que las amparan tienen que desmontarse como se montaron, esto es, de manera sistemática y ordenada. Esto es determinante porque en un despacho especialista (como el Despacho Jurídico Díaz de Magdalena) van a trabajar para evitar consecuencias patrimoniales, personales y familiares en las personas al frente de la sociedad. Puede ser muy desagradable que la empresa insolvente se lleve por delante el patrimonio de los administradores. Trabajar para evitarlo hasta donde sea posible es lo mejor. De nuevo, prevenir es vital para elegir al inicio de la actividad la mejor forma de conformación societaria, de forma que se pueda limitar la responsabilidad pecuniaria del administrador y socios.

El derecho de la empresa: lo que tiene que pedirle a su despacho

Es evidente que una empresa que contrate especialistas en el campo de la viabilidad, estará mejor cubierta que una que no lo haga. Aquella que contrate una buena agencia de marketing, tendrá mejor posicionamiento en Google; la que contrate un buen banco pagará menos comisiones etc. Sin embargo: ¿Tienen claro las empresas qué tienen que buscar en un despacho jurídico cuando lo contratan? En primer lugar, que sean especialistas en empresas, en derecho corporativo. Que puedan asesorar a los administradores, supervisar los pactos entre accionistas, guiar toda la fase de constitución de la sociedad (y las sucesivas reestructuraciones societarias) y en una fase terminal, puedan abordar la liquidación y extinción de sociedades si fuese preciso. También deben valorar su experiencia y asistencia en la elaboración de estatutos sociales y de los reglamentos para las Juntas Generales y/o Consejos de Administración.

A nivel mercantil, la empresa necesita también mucha ayuda profesional: toda la gestión legal del funcionamiento de la empresa y toda la contratación mercantil como pueda ser redacción, negociación mercantil.

Y ahora también vamos a sumar el orden del cumplimiento normativo, es decir, del llamado Compliance que en España cobra especial relevancia desde la aparición del nuevo CP en octubre de 2015 que ya recoge la responsabilidad penal para las personas jurídicas. Por tanto, al despacho le pediremos que nos ayude en materia de responsabilidad de los administradores; buen gobierno empresarial y corporativo; redacción de informes y memorias de obligado curso; cumplimiento normativo… El Informe Anual de Gobierno Corporativo y de Normas Internas es algo realmente importante en el tiempo actual para la empresa. Estructurar bien el régimen de funcionamiento del Consejo; ayudar a interpretar situaciones de conflictos de interés… Como podemos ver, es mucho lo que la asesoría jurídica a empresas puede aportar a nuestro negocio y por lo tanto es vital considerarlas.

 

Si su empresa se encuentra con dificultades de tesorería o desea evitarlas y contar con el asesoramiento jurídico, mercantil y compliance necesario para su mejor funcionamiento y rentabilidad, consulte con nuestro despacho o escriba a

despacho@diazdemagdalena.com