desahucio

Desahucio por Impago de Rentas ¿Cómo funciona?

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

El desahucio no es algo tan esporádico como podíamos pensar. En España, crece el sector del alquiler. Los españoles seguimos prefiriendo comprar casa a vivir de alquiler. Suena ese viejo mantra de nuestros abuelos: alquilar es tirar el dinero. Ten tu propio roal o tu pedazo, como dicen las familias agrícolas.

Sin embargo la crisis, nuevos formatos familiares y percepción de las relaciones, temporalidad de los puestos de trabajo etc. nos han convertido en una generación más nómada que la de nuestros padres.

A más alquileres, más contratos de arrendamiento. A más contratos, más posibles incumplimientos de contrato. En definitiva, la crisis modificó el mapa y a un mismo tiempo trajo:

-Más alquileres

-Más impago de rentas de esos alquileres.

El caso es que, cuando el propietario de un local, oficina, piso, apartamento decide poner en alquiler su inmueble, no lo hace por amor al arte, sino esperando sacar un rendimiento económico a esa propiedad. Cuando el inquilino, que está disfrutando de ese bien, no abona las cuotas mensuales, el propietario quiere sacarlo de su finca lo antes posible para encontrar un nuevo inquilino que sí le abone el alquiler convenido. Ello lleva a plantear una demanda por desahucio.

Demanda por Desahucio

Normalmente, se toma conocimiento de la realidad por conversaciones de las que no queda constancia escrita, más en un ámbito informal donde el propietario recuerda al inquilino que no está al corriente de pago con él.

¿Es el momento de interponer la demanda? No, entre esa conversación no registrada y la demanda, existe un requerimiento escrito. Es un paso intermedio que no debemos saltarnos. Se trata de conseguir tres cosas a la vez:

  • Instar al moroso a que pague, de una forma oficial y percibida como más seria.
  • Dejar constancia a través de ese mecanismo, de que se agotó la vía amistosa y que el inquilino tiene constancia de esa situación.
  • Evitar entrar en un proceso contencioso, que se alargará mucho más en el tiempo, supondrá costes innecesarios y engorros varios.

En el despacho Díaz de Magdalena, siempre tratamos de encontrar la vía más ventajosa para nuestros clientes. Nuestra directora, Carmen Díaz de Magdalena, abogada y mediadora nos afirma «Me gusta evitar en lo posible tener que ir a juicio cuando no es necesario. No me gusta esa abogacía del pleito por el pleito para sacar tajada. Si lo más ventajoso para mi cliente es evitar el juicio vamos a poner todos los medios posibles para hallar una solución negociada extrajudicialmente.»

Sin embargo, existen algunos supuestos en los que recomendaremos interponer esa demanda, ya que la experiencia nos dice que, a la luz de determinadas actitudes, nada cambiará con darle tiempo a esa persona. Estas actitudes que deben hacernos interponer demanda indudablemente son:

  • Si debe ya más de tres mensualidades.
  • Evita nuestras llamadas.
  • Si se ha comprometido a pagarnos en un plazo convenido e incumple ese plazo.
  • Por supuesto, si nos dice que no se irá hasta que se produzca un desahucio.

Salvo estos casos que ya expresan explícita o implícitamente una mala voluntad, se debe evitar ir a juicio en la medida de lo posible. Ojo, no es obligatorio agotar esa primera vía de requerimiento escrito para iniciar la demanda de desahucio. Lo que pasa es que es mucho más rápido y sencillo evitar un proceso muy farragoso.

Pero a esto hay que acudir si vemos expectativas razonables y fundadas de pago y si deseamos que el inquilino siga en el inmueble, pagando sus cuotas con normalidad.

Si vemos claro que no sucederá, pasaremos cuanto antes a la vía judicial.

Avalista del Inquilino ¿Cómo involucrarlo?

En muchos contratos de arrendamiento, se exige al arrendatario aportar un avalista que, precisamente, actúe como respuesta en casos de impago. Si queremos demandar conjuntamente a ambos, inquilino y avalista, tenemos que tomar la precaución de hacerle a él un requerimiento formal de pago previo a la interposición de la demanda. Así lo dispone el artículo 438. 3. 3ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Esto tiene bastante lógica. La relación contractual, se articula entre arrendador y arrendatario. Si ni uno ni otro comunican la situación de impago al avalista, poca disposición puede poner éste, en tanto que depende de ser informado de la evolución de esa relación contractual.

Como vemos, unas veces es mejor demandar sin demora, otras no… existen matices que en cada caso hacen recomendable una u otra decisión. Hay que mirar cada caso. Por eso, lo que no falla es el consejo de que llevemos esta situación desde el principio de la mano de un abogado experto. Si necesita un Abogado Experto en Desahucios póngase en contacto de inmediato con nuestro despacho para darle cobertura inmediata a un asunto tan delicado.

Como nos indica Carmen Díaz de Magdalena «Antes de contratar los servicios de un Abogado y/o Procurador yo recomiendo siempre que nos aseguremos de que nos denun presupuesto detallado y escrito, que exponga todos los costes del proceso, al menos hasta obtener la recuperación del inmueble. Así al menos lo hacemos en este despacho. La primera consulta es gratuita, por lo que podemos asesorar de inmediato sobre la estrategia legal más interesante para cada ocasión. Si juicio, si negociar… Y después presupuestamos qué costaría esa estrategia. Me parece que en esto hay que ser sumamente transparente y ser conscientes de que el propietario del inmueble viene sufriendo una situación injusta, que causa no solo un impago sino un lucro cesante y que debe resolverse lo antes posible.»

Si se inicia el procedimiento por la vía judicial, el propietario deberá demostrar su condición de tal; que existe un contrato de arrendamiento;  que el inquilino tiene compromiso de pagar cantidad y en qué fecha/s; pruebas de otros gastos, suministros, deudas etc.

Primera Consulta Gratis

Si tiene alguna duda relacionada con un inmueble de su propiedad en alquiler, póngase en contacto con nuestro despacho o escriba un e-mail a

despacho@diazdemagdalena.com