derecho de familia

¿Somos responsables de lo que hacen nuestros hijos? Derecho de Familia

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

          Derecho de familia | Cuando una persona comete un delito, de la índole o naturaleza que sea (civil o penal) en buena lógica va a responder ante las autoridades civiles y judiciales de tales actos. Esta es la base de nuestro ordenamiento jurídico. Para eso se ideó. Para resarcir al lesionado en su interés; para castigar la conducta incorrecta; para apuntar pautas de comportamiento deseables…

Pero puede ocurrir (lamentablemente ocurre y mucho), que el autor del delito sea un menor. Cuando esto sucede, se abre un escenario distinto: ¿hasta qué punto es responsable de sus actos? ¿quién tiene el deber de respoder/resarcir por ese acto? ¿Tienen los padres la responsabilidad civil de los daños causados por sus hijos menores de edad?

Lo mejor es estudiar cuál es su regulación tanto en el ámbito civil como en el penal.

Lo primero que tenemos que decir es que sí; que los padres responden solidariamente por lo que causen sus hijos en tanto que existe una relación especial de subordinación entre esa persona que causa el daño (o comete la infracción) y el que va a responder. Dicha subordinación desaparece con la mayoría de edad.

Teniendo en claro que sí, que los padres responden de los actos de sus hijos, abordamos la cuestión de cómo. Esto viene regulado tanto en el Código Civil como en el Penal. Lo que determina en qué cantidad; con qué consecuencias y alcance… va a venir dado a partir fundamentalmente dos factores:

  • La naturaleza civil o penal del acto cometido
  • La edad del hijo/a.

LÍMITES DE RESPONSABILIDAD SOBRE LA CONDUCTA DEL HIJO QUE PREVÉ EL DERECHO DE FAMILIA

           Podemos indicar, que la legislación no castiga por igual al padre negligente que al que pone todos los medios para evitar a la sociedad las malas conductas de sus hijos. Por ejemplo, la ley orgánica de Responsabilidad Penal del Menor (L.O.R.P.M.) ya nos apunta una cierta matización o moderación de tales responsabilides paternas cuando es visible que el comportamiento de los tutores es el que cabe esperar de unos buenos padres. Sí, a veces los hijos son capaces de obrar mal desoyendo el consejo de unos padres prudentes y dedicados. En otras ocasiones, los padres son un mal ejemplo u obran en claro incentivo de las conductas delictivas de sus hijos. Esto también es tenido en cuenta por la norma. En el caso del Código Civil (artículo 1903 del Código Civil) se deberá hacer constar que los padres pusieron todos los medios para evitar ese daño causado por su hijo. En tal caso, si consiguiese mostrarse tal probidad, los padres podrían ser exonerados de responder civilmente.

 

Y SI LOS PADRES YA NO VIVEN JUNTOS ¿QUIÉN RESPONDE DE LOS DELITOS COMETIDOS POR EL MENOR?

              Existe cierta (no diremos controversia) zona interpretable para abordar esta cuestión. Por un lado, la LORPM dice que los padres responden solidariamente sin tomarse en cuenta si hay o no una convivencia de los padres, esto es, si viven juntos. Sin embargo, el Código Civil nos va a decir que la responsabilidad ha de pedirse al padre que los tiene bajo su custodia en el momento de la comisión del delito.  Como vemos, en el caso de la responsabilidad civil de los padres respecto de los delitos cometidos por sus hijos menores viene regulado por una confluencia normativa (la de la Ley Orgánica LORPM y la del art. 1903 Código Civil).

              Quedémonos para nuestra mejor comprensión, con el hecho de que el ámbito penal pone a ambos padres en el mismo escalafón de responsabilidades sin entrar en distingos de estado civil; mientras que el Código Civil atribuye la responsabilidad al padre que tiene la guarda de ese menor en el momento del acto delictivo. Fíjese que el término guarda actuaría aquí con absoluta precisión. Si bien, lo habitual es que ambos progenitores conserven la Patria Potestad tras el divorcio o separación, la guarda es inherente a quien está con el hijo (de forma permanente o en el momento, según el caso) ya que la Patria Potestad es un concepto más absoluto y general y la guarda custodia es más práctico y de hecho. Guarda y custodia implica no una redundancia. La guarda implica que el hijo está bajo su responsabilidad, la custodia indica la vigilancia y diligencia de ese cuidado. Por lo tanto, el padre que no está presente, no puede estar vigilante. Si el Código Civil apunta a la guarda, está refiriendo la responsabilidad a quien en ese momento puede ejercitarla. La Patria Potestad se tiene per se, pero la Guardia y Custodia se tiene que ejercitar.

                Y con todos estos matices legales claros (creemos que además son interesantes) se puede concluir que para el Código Civil, la responsabilidad caerá sobre el progenitor con el que los menores estaban en ese momento.

 

SENTENCIAS RELACIONADAS CON EL TEMA

Para el Tribunal Supremo, existe efectivamente cierta interpretación de la responsabilidad de los padres sobre los actos delictivos de sus menores. Si bien esto es cierto, no lo es menos que pone la vara muy alta a la hora de llevarlo a término. Que la responsabilidad del padre o madre puede ser modulable se admite, pero exige a cambio una prueba indubitada de que se obró de forma diligente para evitar el daño que su hijo ha causado y eso es tanto como decir que no hay muchas probabilidades de zafarse de la responsabilidad.

               Este nivel de exigencia de prueba, viene impulsado por dos razones fundamentales:

  • Asegurar el resarcimiento de las víctimas ya que, de lo contrario, poniendo facilidades a los padres para eludir su responsabilidad solidaria y dado que el malhechor es un menor (presuponemos falto de solvencia) incontables casos quedarían sin desagravio y flotaría en el ambiente cierto mensaje de impunidad.
  • Exhortar a los padres a cumplir con el deber de vigilancia que les pertenece. Para las sentencias ya conocidas, los padres que transgreden esa obligación están siendo responsables directos del delito que su hijo/a pudiera cometer.

 


¿Necesita un abogado experto en Derecho de familia? ¿Desea consultar a un experto en divorcios, herencias, menores…? Póngase en contacto con nuestro despacho, somos especialistas en Derecho de familia