Delitos fiscales

Delitos fiscales, consecuencias y ambigüedades

Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Pin on Pinterest0

Los delitos fiscales son uno de los focos principales de las noticias de nuestro país, del que diariamente se hacen eco todos los medios de comunicación. El mundo del deporte, de la política, de la música, de la televisión… son las grandes fortunas y los altos cargos donde más se producen este tipo de delitos debido al flujo elevado y continuo, de grandes cantidades de dinero.

Las consecuencias de este tipo de acciones tienen un coste personal y económico elevado, y es que si un juez dictamina la culpabilidad de un delito fiscal, sus responsables pueden enfrentarse a una pena de prisión que puede oscilar entre uno y cinco años. Por ello en Díaz de Magdalena os animamos a que contéis con un buen equipo de profesionales del derecho que en primera instancia evite a la empresa o a la persona, llegar a una circunstancia de este tipo mediante un buen asesoramiento y gestión; y si hasta el momento no ha contado con los servicios de un departamento jurídico o el que tiene no le ofrece las garantías y la confianza que usted cree que puede tener, busque una buena defensa que le acompañe de cerca durante todo el proceso y vele por lograr un buen resultado.

Delitos fiscales, qué pasa con el dinero que desaparece

Son muchas las ocasiones en las que escuchamos a pie de calle hablar sobre la impunidad y facilidad para acometer este tipo de delitos. Seguro que ha escuchado alguna vez a alguien decir: una vez que salgan de la cárcel disponen del dinero que han robado y escondido para retomar sus vidas por donde las habían dejado, sin consecuencias en su nivel de vida. ¿Es cierto? No lo es. Este tipo de delitos enfrenta a sus protagonistas a multas que multiplican en hasta seis veces la cantidad que ha sido robada. Además, durante los seis años siguientes no podrán acceder a beneficios fiscales ni a la solicitud de subvenciones.

Hablando de dinero

Una de las claves para estipular este tipo de delitos y que puedan ser considerados como un atentado contra la Hacienda pública, está en la cantidad defraudada, 120.000€ en el caso de la Hacienda Pública y 50.000€ si hablamos de la Seguridad Social ¿Qué diferencia hay con una infracción tributaria? La principal diferencia con una infracción tributaria está en la intencionalidad de evitar el pago. Probar o no esa intencionalidad es esencial en la defensa de los delitos fiscales. Detrás de este tipo de acciones suelen encontrarse organizaciones y grupos criminales que persiguen ocultar su principal finalidad.

Probar los hechos en tiempo

La prescripción de los delitos fiscales es una de las fórmulas para salir indemne de este tipo de acciones. Si la cantidad de dinero defraudada es superior a los 120.000€ debe ser probada en un máximo de cinco años si es de más de 600.000€ el tiempo sube hasta los diez años. Estos procesos suelen abarcar periodos de tiempo largos.

El nacimiento de los paraísos fiscales

Y es que detrás de la intencionalidad de ocultar los verdaderos fines o de evitar la carga impositiva que en muchos países se desploma sobre el sector empresarial, nacen lo que conocemos como paraísos fiscales. La clave de estos lugares reside en el secreto bancario del que el beneficiario puede hacer uso. En estos países ese secreto bancario les protege frente a una posible solicitud de información sobre una cuenta bancaria por parte del Gobierno de España. A estas alturas puede que se esté preguntando qué hay detrás de los países que garantizan ese secreto, estos son los tres elementos en común de los países que ofrecen estos privilegios:

1. Los niveles de tributación de estos países son bajos o inexistentes.
2. La oferta que le hacen a las grandes fortunas pasa por el anonimato. Algo muy valorado para este tipo de gestiones económicas que les posibilitan operar con mayor libertad y no despertar curiosidades que puedan encorsetar sus movimientos.
3. Este tipo de países fomentan la atracción de estas cuentas bancarias ofreciendo grandes beneficios para los no residentes que quieran asentar en ellos sus empresas. De aquí nacen las conocidas como sociedades offshore o sociedades opacas.

El papel de la UE

La UE está tomando nuevas medidas para la regulación de la situación ante la proliferación en los últimos años de este tipo de delitos, así como del crecimiento de lugares para su asentamiento. Proteger los intereses de sus estados miembros es uno de sus objetivos fundamentales. Estas evasiones han provocado que sus miembros dejen de percibir 237.000 millones de euros provocando la pérdida directa de 3.500 puestos de trabajo repartidos por los 28 miembros en los últimos tiempos.

Nuevas medidas contra el fraude en España

Ante la incesante aparición de casos de delitos fiscales en nuestro país se apuesta por la creación de un Cuerpo Superior Técnico de Hacienda que pueda intensificar la lucha e investigación de este tipo de acciones ilícitas en las medianas y grandes empresas así como en personas de grandes fortunas. Este cuerpo pretende se dotado en un periodo de cuatro años de 5.000 nuevos miembros que velen por dar transparencia a nuestra economía. ¿Cuáles serán los principales puntos de su actividad?

• La evaluación de las economías sumergidas de nuestro país.
• Asegurar la calidad, eficacia y rapidez entre las diferentes administraciones tributarias
• Estar al corriente de las últimas y más agresivas prácticas fiscales
• Tener un conocimiento exhaustivo de las actividades realizadas en los distintos paraísos fiscales
• Unificar esfuerzos para que mediante la coordinación de diferentes países se pueda controlar a las multinacionales que operan a nivel mundial.
• Trabajar para la aprobación de una nueva Ley que evite las elusiones de la justicia.

Qué hacer si estoy involucrado en un caso de delito fiscal

La elección de una buena defensa es fundamental en cualquier tipo supuesto judicial, pero en el apartado penal lo es aún más. Es mucho lo que hay en juego, por ello desde el despacho Díaz de Magdalena le aconsejamos que se ponga en manos de profesionales serios que puedan velar por sus intereses, que tengan un conocimiento concienzudo de la materia así como de la jurisprudencia que existe al respecto, que tengan una experiencia avalada con casos de esta tipología.