mobbing

Consecuencias legales de la violencia en el entorno laboral o mobbing

Invertimos en el entorno laboral gran parte de nuestro día a día y de nuestra vida, y a menudo se dan en él las situaciones más complicadas y conflictivas. La violencia en el trabajo es una de ellas, a veces de forma explícita y otras a través de casos de mobbing que llevan al empleado a tomar medidas drásticas que logren poner fin a situaciones que además afectan de forma directa a la vida personal.

Puestos de riesgos en el entorno laboral

Algunas profesiones y puestos dentro de una empresa llevan adheridos una exposición directa a posibles casos de violencia; es el caso de los vigilantes jurados. Su responsabilidad por velar de la seguridad de un lugar o la protección de un material, bien sea de productos a la venta o de la propia recaudación de la misma, los sitúa como un público de riesgo de primer orden. Recientemente ha sido condenado un cliente de un supermercado que atentó de forma directa contra el guarda del mismo. ¿Cuáles son las consecuencias legales para el que realiza la agresión y cuáles las protecciones legales para el que la recibe? Pues bien, la intensidad de la amonestación o pena dependerá de forma directa de la acción realizada y de sus consecuencias, la Audiencia Provincial de Valencia en el caso de este cliente que se encontraba realizando su compra y que decidió atentar contra la integridad física del vigilante de seguridad, le ha impuesto una pena de seis años de cárcel, tras incapacitarle para ejercer su trabajo a raíz de la paliza, romperle la nariz y provocar una pérdida de visión parcial como consecuencia de los golpes.

La obsesión del cliente por lo que él consideraba una vigilancia en exceso detonó el inicio de la discusión que necesitó de los servicios policiales para poner fin a la diferencia de pareceres y obligar al usuario a abandonar el establecimiento. Sin embargo este decidió esperar al vigilante fuera de su entorno laboral hasta que acabó su jornada de trabajo con el objetivo de acabar lo que había comenzado dentro. ¿Hasta qué punto puede responder la empresa de lo que pasa dentro de ella? ¿Qué responsabilidades puede exigir la empresa al agresor de los daños provocados dentro de sus instalaciones? No solo el guardia de seguridad en este caso, también el propio establecimiento es protagonista de este tipo de acciones deliberadas y es que estas influyen de forma directa en la seguridad que percibe un cliente que está realizando la compra en esos momentos así como de la imagen del mismo que a partir de ese momento puede extenderse en la clientela del establecimiento, provocando una disminución inmediata del consumo y la compra al optar por otros de la competencia.

En este caso el agresor decidió seguir al vigilante hasta su casa, invadiendo su entorno personal. Al llegar el guarda decide acercarse al vehículo para pedirle que dejara de seguirle y es entonces cuando se inicia la agresión física por parte del cliente, que baja de su vehículo y se echa sobre él. La víctima, que optó por la vía civil, perdió capacidades visuales básicas que le incapacitan para poder seguir ejerciendo con normalidad el día a día de su trabajo.      

El mobbing, otra forma de violencia en el entorno laboral

No solo las profesiones de riesgo por violencia en el trabajo son protagonistas de violencia en el entorno laboral, en los últimos años ha crecido con fuerza lo que se ha denominado como mobbing, el acoso dentro del trabajo. Aunque el puesto en la escala de mando facilita la posición para quienes quieren realizar este tipo de delitos, no es un factor determinante. La agresión entre iguales también cobra fuerza y es que en este tipo de casos también juega un papel crucial el propio individuo, su capacidad de liderazgo y supervivencia en situaciones hostiles o resolución de conflictos.

En la actualidad el 15% de los trabajadores en España sufren acoso laboral, por ello, desde el despacho Díaz de Magdalena aconsejamos tomar medidas al respecto desde el inicio de este tipo de conductas, con el fin de que puedan ser atajadas a la mayor brevedad posible y no deriven en situaciones límite.

Cómo saber si nos están haciendo mobbing    

En ocasiones estamos tan inmersos en la problemática que incluso llegamos a pensar que nosotros somos los que damos pie a ella. A continuación te damos algunas ideas de lo que dice la ley al respecto para que puedas plantearte si estás viviendo en primera persona una situación de violencia de cualquier tipo en primera persona o la está padeciendo alguien de tu entorno. Esto nos dice nuestra Constitución:

  • Derecho a la dignidad de la persona
  • Todas las personas tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.
  • Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de cada persona
  • Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Recuerda que no podrás ser discriminado ni de forma directa ni indirecta por razones de sexo, estado civil, edad, origen racial o étnico, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, afiliación o no a un sindicato, lengua o padecimiento de alguna discapacidad. Si te encuentras en cualquiera de esos casos, no dudes en consultarnos, en Díaz de Magdalena estaremos encantados de ofrecerte un asesoramiento personal y especializado.