cláusulas suelo empresas

¿Cómo pueden recuperar las empresas lo pagado de más por cláusulas suelo?

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Las cláusulas suelo han sido la gran noticia del último lustro judicial. En un acto 100% revolucionario, los juzgados españoles y europeos pusieron en jaque mate a los bancos, cajas y entidades financieras que habían incurrido en un defecto de información a sus clientes incorporando las cláusulas suelo en sus contratos hipotecarios.

Esta cláusula supone que durante un gran periodo de tiempo, el hipotecado estaba pagando más de lo que le correspondía por su hipoteca, si teníamos en cuenta el Euribor para el que estaba referenciado el préstamo.¿Por qué? Porque cuando el tipo de interés bajaba más allá de un cierto límite (cláusula suelo significa un límite de descenso de la cuantía) el cliente de la entidad financiera no se podría beneficiar de tales bajadas.

EL PROBLEMA, EXPLICADO RÁPIDAMENTE.

Es decir, para que todos lo entendamos, supongamos que una hipoteca firmada en 2008 (referenciada al Euribor) nos comportaba una cuota mensual de 500€. Con el desplome del Euribor en el periodo (2009-2014) el hipotecado debería estar pagando 340-360 €/mes.

Sin embargo, las hipotecas firmadas con cláusula suelo habían estipulado (por ejemplo) un suelo de 420€/mes, es decir, que fuera el mercado como fuera, esa persona no podría pagar nunca una cuota inferior a 420€/mes. Se crea por tanto una diferencia entre lo que se paga y lo que se debía pagar, de por ejemplo 80€/mes (esto es una simplificación, porque no todos los meses va a ser la misma cuantía pero sírvanos como ejemplo de redondeo).

Si por ejemplo estamos en esta situación de agravio durante 5 años (2008-2013), quiere decir que hemos estado 60 meses pagando un sobrecoste de 80€ al banco. 60 x 80 = 4800€ pagados de más.

¿QUÉ ME TIENEN QUE DEVOLVER?

En un primer momento nos dijeron desde el Tribunal Supremo que nos tenían que devolver todo lo pagado de más hasta el 9 de mayo de 2013. Es decir, que nos devolverían lo que hemos pagado de más desde mayo de 2013 hacia el presente, no antes. En el caso que veíamos antes, todo lo pagado de más en los años anteriores se quedaba sin pagar, perdido.

Esto se hacía así porque el razonamiento jurídico, grosso modo venía a decir —Si ahora (9 de mayo de 2013) hemos fallado que estas cláusulas son abusivas y por tanto nulas, es desde ahora que no se pueden aplicar. Antes no era ilegal así que no tenemos que actuar contra esto.

Sin embargo el pasado 21 de diciembre de 2016, el TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) declaraba en favor de la retroactividad plena de las cláusulas suelo, es decir, que afirmó que los bancos tendrían que devolver lo cobrado de más al cliente en concepto de cláusula suelo. Desde el primer día. Todo.

¿Y LAS EMPRESAS?

Las empresas también. En un principio, no vamos a negar que no fue motivo de debate intenso. La base de que no se puedan aplicar las cláusulas suelo es que «el cliente no tiene formación financiera para entender lo que se le está dando a firmar y además no se le está explicando debidamente».  Además, el banco tenía previsiones en la mano, conocían lo que previsiblemente iba a pasar con el Euribor. Y no dijeron nada.

Es más, se lanzaron a blindar con cláusulas suelo sus ingresos en millones de hipotecas, auténtica gallina de los huevos de oro en épocas de desarrollo económico y bonanza. Aquella felicidad de espejismo y Champions League que vivía nuestra economía en 2008.

A las empresas, a sus administradores, cuando firmaron una hipoteca para comprar una nave, un local, un almacén… se les discute ese papel de corderito inocente al que sientan en una mesa en el banco y le llevan a firmar un galimatías de cláusulas y letra pequeña incomprensible para el buen pueblo. Se discute porque al empresario, los conocimientos en altas finanzas se le presuponen, como el valor en la extinta mili.

Pero eso ya es historia, como les dimos cuenta a principios de año cuando les contábamos que una reciente sentencia firme dictada en Toledo por su Audiencia Provincial había abierto la veda a que las empresas reclamen la nulidad de su cláusula suelo tal como ocurre con los consumidores.

Para la audiencia toledana  “las exigencias de la buena fe y el justo equilibrio que debe presidir el desenvolvimiento de la relación contractual está reñida con la introducción de cláusulas lesivas o abusivas prevaliéndose de su posición dominante“.

La falta de transparencia es la clave. Para consumidores y para empresas. Esto es lo que las salas están trabajando como concepto legal desde el principio. La intencionalidad. En la transparencia o falta de ella, se ve la intencionalidad. Recientemente todos hemos sabido de ese contrato bancario anulado por una sala en Andalucía debido a que había que usar una lupa (literalmente) para leer lo que allí ponía. Eso por sí solo ya expresa una voluntad de ocultar.

Cláusulas suelo empresas ¿las empresas pueden reclamar?

¿Pueden las pymes y autónomos también exigir su devolución? Siendo sinceros, es algo más difícil que para consumidores. En las firmas empresa-empresa no aparecen los derechos del consumidor que establecen un marco protector como en el caso de una contratación empresa-consumidor.

Pero aún así, hay que reclamar (es mucho el dinero que se ha abonado de más) para que el banco descuente lo pagado de más al total a devolver en el préstamo, que nos restituya en condiciones exactas a lo que hubiéramos tenido de no haber concurrido las mencionadas cláusulas.

Carmen Díaz de Magdalena, letrada experta en derecho bancario y asesoramiento jurídico a empresas anima a denunciar la situación también cuando se sufre como empresa porque «Se están ganando en sala. Está el caso de la provincial de Toledo o el más reciente de Jaén donde una empresa ha conseguido que Caja Rural de Jaén le pague las cantidades cobradas de más por no cumplir el criterio de control de inclusión».

La Ley de Condiciones Generales de Contratación nos dice que la adición de una cláusula a un contrato ha de cumplir con dos controles: de inclusión y transparencia. El de transparencia no se aplica a empresas, como establece una sentencia de 3 de junio de 2016 del Tribunal Supremo. La de inclusión sí. Fíjense en lo que dice la sentencia de Jaén:

Aunque la sociedad prestataria no goza de la condición de consumidor, y por tanto no es aplicable el control de transparencia, la cláusula no supera el control de inclusión porque no expresa con claridad que en realidad se contrata un interés a tipo fijo mínimo y variable al alza con un techo. La redacción del clausulado no es clara, ocupa casi cuatro páginas y aun cuando destaca en negrita que el interés es variable no ofrece información suficientemente clara de que es un interés a tipo fijo mínimo y variable por encima de ese suelo. También vulnera el principio de buena fe pues comporta una regulación contraria a la legítima expectativa que, según el contrato suscrito, pudo tener el adherente.

Para que un autónomo o pyme pueda reclamar la devolución de cantidades en concepto de cláusula suelo se valorará si esa empresa habitualmente firma ese tipo de contratos o fue un acto coyuntural. Por ejemplo, se verá si es una inmobiliaria dedicada a la compraventa de inmuebles (que firma decenas de contratos como este al año) o una empresa de pan, que solo compra el local una vez en su historia para instalar en él su negocio, siéndole ajenos los conceptos financieros como al banquero y al inmobiliario le son la fermentación de la masa madre para un pan de calidad. Dándose esos condicionantes, la empresa, en cierto modo va a ser vista como un consumidor y tratada como tal. Esto ya ha sucedido en nuestra jurisprudencia, concretamente en Valladolid.

Por lo tanto, si usted como empresa tiene suscrito un contrato hipotecario que cree que pudiera incluir cláusula suelo (si su cuota no bajó bastante desde 2009 tiene serias razones para sospechar) le animo a que se ponga en manos de un despacho especializado en bancario para que le ayude a reclamar. Hay posibilidades claras y razones para la esperanza.