bullying abogados

Bullying ¿cómo actuar si mi hijo lo sufre?

Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn5Pin on Pinterest0

Bullying. Una palabra de origen anglosajón que se coló en nuestro vocabulario habitual allá por comienzos del presente siglo. Una más. A estas alturas de la historia, todos sabemos de forma más o menos generalizada que el término hace referencia al acoso entre escolares. En los últimos años, añadimos el término ciberbullying que consiste en ejercer ese bullying sirviéndose el acosador de medios digitales (correos electrónicos, redes sociales, aplicaciones móviles…) para menoscabar a su víctima. Este último capítulo puede dar motivo a un post especial así que por ahora, lo consideraremos como una herramienta más, dentro de la generalidad del bullying.

BULLYING ¿CÓMO SE PRODUCE?

bullying abogadosEl acoso entre menores, en el ámbito escolar se puede articular de varias formas. Nosotros hemos localizado esta tipología en base a diversos estudios psicológicos que recoge PUBMED:

  1. Acoso físico: cuando se produce un daño físico a la víctima. Se propinan palizas, golpes o se dañan pertenencias. Sin duda, la versión más extrema y grave del acoso.
  2. Acoso social: el acosador propaga o idea rumores, injurias o calumnias con el objetivo consciente de perjudicar la reputación de la víctima. Que se haga por medio verbal, a través de redes sociales etc. solo significará una mayor o menor difusión del menoscabo, pero el concepto es el mismo.
  3. Acoso verbal: cuando se insulta, se gastan bromas pesadas o incluso se amenaza a la víctima. Comunicarse con el niño acosado de forma hiriente en cualquiera de sus formas.

Ahondando en los mismos estudios, creemos interesante, como guía para padres, detenerse en los síntomas que pueden revelarnos que el niño/a sufre acoso en su centro escolar:

  • Baja autoestima: es el primer síntoma. Un niño que cree que no vale para nada, que teme enfrentar cualquier reto por menor y simple que sea, que muestra apatía…
  • Malas notas, menos rendimiento, absentismo, falta de interés en el colegio… Suele ir de la mano.
  • A nivel psicosomático: insomnio, trastornos alimentarios, malestar crónico…
  • Nivel crítico: lesiones, hematomas, pérdida de objetos o volver a casa con material dañado o roto.

Sin caer en el alarmismo, si el niño presenta alguno de estos síntomas, conviene tomar cartas en el asunto inmediatamente. Tenemos que dialogar con él para saber si sucede algo transitorio o accidental o por el contrario está siendo víctima de acoso escolar. En tal caso lo más prudente es reconocer que no somos Superman y que necesitamos la ayuda de otros. Principalmente debemos:

  1. actuar rápido para detener el acoso
  2. Poner el caso en manos profesionales en diversos ámbitos:
    1. Profesores: debe comunicarse inmediatamente el suceso al centro educativo para que actúe.
    2. Médicos: si hay lesiones, un médico debe supervisar su recuperación
    3. Psicólogos: las lesiones psicológicas existen aunque no se vean como un hematoma. Trátalas.
    4. Abogado experto en bullying: según la gravedad del caso, un abogado nos puede ayudar a detener el problema logrando medidas de protección cautelares, sanciones para el acosador e incluso responsabilidad civil de los padres del acosador.

MARCO LEGAL ANTI BULLYING

Los primeros en aplicar una normativa anti-bullying férrea fueron los Estados Unidos, preocupados por la alarmante tasa de niños con problemas de adaptación derivados del maltrato sufrido en el ámbito del aula. Se aprueban leyes que intentan, en el mejor de los casos prevenir y cuando menos detener y reparar los daños físicos y emocionales padecidos o por padecer.

En España tomamos conciencia y consciencia de la lacra del Bullying a raíz del suicidio de Jokin, un chaval que en 2004 se suicidó porque el acoso que sufría en su entorno escolar era mucho más fuerte de lo que la víctima podía soportar. 

El caso copó las portadas y telediarios nacionales durante un buen tiempo. No había tertulia radiofónica que no tratara el tema. Asistimos a un gran desfile de psicólogos infantiles, profesores, maestros y docentes, pedagogos, jueces de menores, fiscales, orientadores, padres… cuyo buen criterio siempre venía a coincidir con la necesidad imperiosa de encontrar una salida legal a un problema que ya se había ido de las manos. Gracias a ese fértil debate social, en España hoy contamos con un marco legal que protege al niño de la tiranía de otro/os compañero/os provistos de un carácter más agresivo.

Un 10% de los alumnos españoles reconoce sufrir/haber sufrido bullying

Fundamentalmente, como abogados expertos en bullying, vamos a referirnos a los siguientes aspectos de nuestro corpus legal para situar el marco legal anti-bullying en España, atendiendo sobre todo a las sentencias que conforman la jurisprudencia española sobre la materia (jurisprudencia significa el conjunto de decisiones [sentencias] de los tribunales sobre una materia determinada. Es decir, lo que los tribunales han dicho acerca de Bullying en este caso.)

  1. Ley 4/2011 de 30 junio sobre CONVIVENCIA Y PARTICIPACIÓN EN LA COMUNIDAD EDUCATIVA.
  2. Artículo 173.1 del Código Penal que castiga a aquel que infrinja a otra persona un trato degradante. El Bullying atenta directamente contra este artículo.
  3. Artículo 143.1 del Código Penal que penaliza a aquel que practique la inducción al suicidio de otra persona. En los casos más graves de bullying.

La estadística afirma que el 80% de los casos cesan. La acción ejemplarizante de la justicia es determinante para concienciar a los adolescentes de que «hay que portarse bien con los compañeros o habrá consecuencias graves». Por eso es importante acudir a un abogado para asesorarse si creemos que nuestro hijo está sufriendo acoso escolar.

Estos tres textos legales, los más citados en los pronunciamientos españoles sobre bullying han hecho que en España se disfrute de un nuevo marco legal que exige la participación, el compromiso y la responsabilidad de todos los actores implicados en la educación de nuestros pequeños: administración, sociedad en su contexto más amplio, padres y centros educativos principalmente. Este contexto normativo exige:

  • OTORGAR UN PAPEL ACTIVO AL CENTRO EDUCATIVO EN LA PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DEL BULLYING
    • Durante las horas lectivas el centro escolar será responsable de proteger al menor ante cualquier daño.
    • Los profesores tienen que estar en capacitación permanente sobre resolución de conflictos.
    • Se crea el Comité de Sana Convivencia Escolar.
    • Se promoverá la convivencia y prevendrá el bullying.
    • Que los profesores lideren la lucha contra el bullying.
    • Se establezcan medidas sancionadoras académicas contra el agresor
    • Informar al Centro de Protección de menores inmediatamente sobre cualquier suceso de violencia.
    • Si el colegio no toma medidas de prevención y solución frente a casos de bullying será sancionado.
  • SI EL ACOSADOR TIENE MÁS DE 14 AÑOS SE ABRIRÁ EXPEDIENTE EN EL ÁMBITO DEL PROCESO PENAL JUVENIL.
  • CUALQUIER PERSONA TIENE OBLIGACIÓN DE PRESTAR AUXILIO AL MENOR E INFORMAR A LA AUTORIDAD.

¿CÓMO ACTUARÁ LA JUSTICIA?

La justicia basará su actuación principalmente en 3 FASES en base a sus áreas de interés ordenadas de forma que se apremie la atención de lo más urgente. Por lo tanto en primer lugar se establecen medidas cautelares para garantizar la protección del menor (básicamente se aleja de él/ella a su acosador/a). En segundo lugar se establecen sanciones al agresor como pueden ser órdenes de alejamiento etc. En último lugar, pero no menos importante se puede sancionar a los padres del acosador, para que respondan subsidiariamente de su comportamiento y de los daños y perjuicios que haya podido causar.

Como vemos, en España se ha tomado un papel activo ante el bullying, respondiendo a una preocupación social. Gracias a eso, la estadística afirma que el 80% de los casos cesan. La acción ejemplarizante de la justicia es determinante para concienciar a los adolescentes de que «hay que portarse bien con los compañeros o habrá consecuencias graves». Por eso es importante acudir a un abogado para asesorarse si creemos que nuestro hijo está sufriendo acoso escolar. Un abogado experto en bullying (conoce especialmente el marco legal para el caso) activará todos los resortes a nivel centro educativo, familiares del acosador, medidas cautelares y protección del pequeño… y su concurso suele bastar para eliminar rápidamente el problema. No merece la pena no contactar con uno y alargar o enquistar un problema que tiene solución en la mayoría de las ocasiones.