«A la calle por pasarte de la raya en Facebook» Derecho y uso de las redes sociales

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

2017 se está terminando y ha sido un año lleno de novedades en el ámbito jurídico. Un año más, ha crecido la aparición de sentencias relacionadas con uso de las redes sociales, sistemas de mensajería, Internet, delitos informáticos… Lo digital cada vez ocupa una esfera mayor en nuestras vidas y la actividad de los tribunales es también un reflejo de esa realidad.

Sin embargo, la cada vez mayor competencia digital de nuestros ciudadanos no llega a calar en muchos la noción de que, igual que el mundo real, el mundo virtual exige de unas pautas de comportamiento y respeto por los demás. Es un mundo regulado.

derecho y redes socialesHace tan solo unos meses, en septiembre, supimos del caso del despido a una trabajadora temporal (tasadora de inmuebles para TINSA) que había escrito en Facebook un comentario dirigido a la portavoz de un grupo político (que no era de su misma opinión) en el que deseaba que “la violaran en grupo” y le dedicaba además “piropos” tan poco acertados como “perra asquerosa”. Esta mujer fue despedida por esta salida de tono, por tildarla suavemente.

No es ni mucho menos un caso aislado. Los comentarios en Redes Sociales, lo que en ellas compartimos nos puede jugar malas pasadas laborales incluso antes de acceder al puesto de trabajo, ya que cualquier responsable de recursos humanos hará un scouting previo de tus perfiles antes de seleccionarte, para recopilar el máximo de información posible sobre tu personalidad.

Los despidos laborales relacionados con Facebook, Whatsapp y otros cibermundos son habituales como decíamos, pero suelen venir relacionados con ataques y comentarios poco amables hacia la empresa publicados en redes sociales. Las redes se han convertido en un punto de conflicto entre empresa y trabajador que o bien hace declaraciones en perjuicio de la empresa o publica ámbitos de su vida privada que no conviene que se sepan en su entorno laboral.

TIPOS MÁS FRECUENTES DE DESPIDO POR USO DE REDES SOCIALES

El despido por la forma en que nos desenvolvemos en nuestra vida virtual implica:

  • El trabajador dedica parte de su jornada laboral a navegar en las redes sociales en lugar de a su labor. Esto no cuenta para gente que trabaja en Marketing Digital, Community Managers, Social Media Strategists… cuyo ámbito laboral es precisamente ese.
  •  Despidos disciplinarios que se producen a raíz de comentarios vertidos en las redes sociales contra la empresa, sus miembros o sus intereses.
  • Información que la empresa logra a través de las redes sociales y que son una muestra de mala fe contractual del empleado.

ATAQUES NO RELACIONADOS CON LA EMPRESA

Lo que guarda de particular el caso que mencionábamos al principio de este post, es que el comentario “perra asquerosa” o el deseo de que “la violaran en grupo” no es un improperio dirigido contra la empresa para la que esta mujer trabajaba de forma temporal y sin embargo acarrea un despido. La empresa en cuestión, TINSA, ponía en la calle a la trabajadora que dirigía esos insultos contra la política Inés Arrimadas.

tinsa

En el año 2014, la presidenta de la Comunidad de Madrid y entonces delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, fue una de las primeras en conseguir que un juez de lo penal condenara a un tuitero por insultos contra su persona. En un inicio, la Fiscalía y los abogados de Cifuentes pedían cuatro años de cárcel para el acusado. Finalmente, después de que el usuario reconociera los hechos, el juez lo condenó a pagar una multa de 300 euros, además de las costas del proceso y una indemnización de 1000 euros en concepto de daños y perjuicios. Diario El País Ed.  6 septiembre 2017. Autora MARTINA ALCOBENDAS MAURI

LA REFLEXIÓN JURÍDICA

La pregunta que todos nos hacemos tras conocer esta noticia es ¿Realmente pueden despedirnos por comentarios en Facebook o en otras redes sociales? 

“Los expertos en derecho anotamos que lo que es causa de despido disciplinario es ofender al empresario o a las personas que trabajan en la empresa, y a los familiares que convivan con ellos (artículo 54.2c del Estatuto de los Trabajadores). Pero no se habla en ningún momento de insultos a terceros, y mucho menos, a personajes públicos.” Nos dice Carmen Díaz de Magdalena.

Por lo tanto, la pregunta que planea sobre todo esto es ¿si la persona no está relacionada con la empresa y lo hago en mi tiempo libre puede ser motivo de despido disciplinario?

En este caso, TINSA no aclara en su comunicado si es despido disciplinario o no. Si no es disciplinario, la empresa tendrá que satisfacer económicamente la resolución del contrato, pero si es considerado disciplinario, no le costaría ni un euro.

Veamos: no sería posible aplicar el artículo 54.2 c del Estatuto de los Trabajadores, ya que Inés Arrimadas no es trabajadora de la empresa ni familiar de trabajador. Por lo tanto, no podemos acoger el 54.2 como fundamento para considerarlo despido disciplinario. Sin embargo, el siguiente apartado del mismo artículo habla de  “La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo” y este es un ámbito mucho más interpretable porque apunta a la conducta ética de la persona y da más margen al juez para interpretar.

NO ES UN CASO AISLADO

No solo pasa en España y no solo pasa con Facebook. En Estados Unidos por ejemplo, todos recordamos el caso de esa chica que nada más conocer que la contrataban para trabajar en una guardería twitteó algo así como “odio trabajar en una guardería rodeada de niños” o aquella otra en Texas que nada más ser contratada puso en Twitter “Mañana empiezo en ese nuevo trabajo de mierda” Ambas en Twitter. Las dos, despedidas antes de empezar a trabajar.

Habrá que esperar nuevas sentencias para ver qué jurisprudencia sientan los jueces españoles. Como hemos visto, si llevamos el despido por el cauce del comportamiento ético o no del trabajador, incluso este tipo de improperios contra personas públicas podría entrar en causa de despido procedente si así lo van estimando las salas.

En cualquier caso, nuestro consejo legal es que si vas a opinar en redes sociales, sé prudente, respira, cuenta hasta diez… y guárdate para ti mismo según que dedicatorias. Puede salir muy caro.