Trabajo nocturno

Trabajo nocturno: explicamos la nueva normativa

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn9Pin on Pinterest0

El trabajo nocturno, ha sufrido recientemente un cambio en su normativa que debemos plantear detenidamente para conocer cómo se regula a partir de ahora. El Boletín Oficial del Estado de 30 de julio de 2016 recogía la publicación del Real Decreto 311/2016, de 29 de julio, por el que se modifica el Real Decreto 1561/1995, de 21 de septiembre, sobre jornadas especiales de trabajo, en materia de trabajo nocturno. Este cambio ha dado lugar a una serie de modificaciones que afectan a un gran número de trabajadores en nuestro país: enfermeros, policías, camareros… Es interesante detenerse a considerar lo que propone para muchos de nuestros lectores.

Trabajo Nocturno

El trabajo nocturno será todo aquel que se desempeñe entre las 22.00 horas y las 6.00 horas o aquel en el que se inviertan no menos de tres horas de trabajo diario, o al menos una tercera parte de la jornada anual en este tipo de horario. Esta sería la consideración general, aunque hemos de tener en cuenta muchos otros matices. Existen otros trabajos como el vigilante nocturno, la recogida de basuras… que son eminentemente nocturnos, no pudiendo desempeñarse de día. En este caso, no cabría hablar de un “plus de nocturnidad” sino que por convenio ya se contempla en su sueldo. Por Convenio Colectivo dicho periodo (22.00-6.00) se puede incrementar, por ejemplo considerando trabajo nocturno el que se realice hasta las 7 de la mañana, pero no se puede disminuir.

En los últimos 30 años en trabajo nocturno ha aumentado considerablemente. Además, se da que trabajar de noche tiene consecuencias para la salud, por lo que no todos los trabajadores pueden hacerlo y además quien lo hace tiene unos límites específicos, precisamente al hilo de esas consecuencias especiales.

A causa de las dificultades que puede presentar el trabajo nocturno, no podrán trabajar de noche los menores de edad ni quienes tengan un contrato para la formación y el aprendizaje. En un caso parecido encontraremos  las embarazadas o lactantes, que gozan de una protección especial prevista por la ley al considerarlos frente a una circunstancia de trabajo nocturno. Para este caso se llevará a cabo una evaluación de riesgos, tomando como referencia la actividad y el horario en que la desempeña la trabajadora. Si dicha evaluación concluye en la existencia de algún riesgo para el embarazo o la lactancia, su empresa tendrá que articular las medidas necesarias para sofocar ese riesgo. Ellos decidirán si cambiando el turno, modificando la asignación de tareas, la duración de la jornada…  lo que la ley pide es que se cambie lo necesario para evitar el riesgo. En el trabajo nocturno se deberá disponer para el trabajador una evaluación-analítica gratuita de su salud, antes de su desempeño y después, periódicamente.  Si se detectan problemas de salud que pudieran deberse a la naturaleza nocturna de su trabajo, estos trabajadores gozan del derecho a ser destinados a un puesto de trabajo normal (diurno) dentro de la empresa para el que sus capacidades sean suficientes.

La media de duración de la jornada no podrá ser de más de 8 horas para el caso de los trabajadores nocturnos y no podrán hacer horas extra. Esa media se estima sobre un periodo de 15 días. Algunos convenios colectivos lo estiman sobre un periodo de más días, pero la media de duración de la jornada, en cualquier caso, no puede superar las 8 horas que hemos comentado antes.

No obstante, si se presentaran situaciones anómalas, de una urgencia apremiante, la normativa contempla excepciones en caso de trabajos para prevenir o intervenir ante siniestros, daños urgentes o por irregularidades del trabajo a turno… siempre que estas hayan sucedido de forma ajena a la responsabilidad de la empresa. Cuando esto suceda, las horas de más que se hayan necesitado serán devueltas al trabajador en concepto de descanso, o ahora sí, como horas extra.

Otra limitación a considerar: Supongamos una empresa con trabajo a turnos (es decir, que tiene turnos de día y de noche) ningún trabajador podrá permanecer en el turno de noche más de dos semanas consecutivas, salvo que voluntariamente lo solicite. Deberá constar esa solicitud.

Si el trabajo supusiera tensiones físicas o mentales considerables, la media de la jornada será de un máximo de 8 horas siempre, y no en promedio estimado para 15 días. La única excepción será la nuevamente la de situaciones de excepcional gravedad y urgencia.

Debido a todas esas circunstancias particulares e imputables al trabajo nocturno, los trabajadores que desempeñan su labor en este horario deberán percibir en su salario el llamado «plus de nocturnidad» que se calculará como una parte porcentual del salario base o bien estará establecido por convenio. Este plus de nocturnidad cotiza, y por lo tanto se tendrá en cuenta en el I.R.P.F.

De cara a poder reclamar el plus de nocturnidad, es muy importante que el convenio colectivo así lo recoja, ya que simplifica mucho el acceso al mismo.

Como hemos indicado en anteriores párrafos, vale la pena recalcar que existen casos en los que el plus de nocturnidad ya se recoge en el salario del trabajador y por lo tanto ya estaría cobrado. Es decir, no se va a recibir ningún “plus” en concepto de nocturnidad porque ya se disfruta dentro del propio salario. Es la condición más habitual en trabajos que son nocturnos por propia naturaleza, como por ejemplo la recogida de basuras. Esta ocupación, por su propio ser debe ser nocturna. Por lo tanto el conductor de un camión de recogida de basuras va a percibir un salario más elevado que un compañero que desempeñe su trabajo en horario de día, pero no recibirá ningún plus por nocturnidad. El incremento de su salario comparado con el de sus compañeros en turno de día es igual a la cuantía de ese plus a percibir. Digamos que es una medida práctica para simplificar el proceso: como sabemos que la nocturnidad no va a ser circunstancial sino permanente en ese puesto, directamente incorporamos la cuantía del plus de nocturnidad al salario sin necesidad de pagarlo aparte, puesto que va a ser un coste fijo.


abogada en Madrid¿Tienes alguna pregunta sobre el Plus de Nocturnidad o los derechos del trabajador nocturno?

Nuestra letrada titular, Carmen Díaz de Magdalena, y nuestro equipo te atenderán personalmente para estudiar tu caso sin compromiso. LA PRIMERA CONSULTA CON NUESTRO DESPACHO ES GRATUITA. Si deseas hacernos tu pregunta vía correo electrónico, por favor rellena el siguiente formulario y te contestaremos a la brevedad posible.

1ª consulta gratis. Pregúntenos

Si desea hacernos su consulta en nuestro despacho en Madrid, por favor utilice los siguientes datos de contacto:

  • Plaza de Manuel Becerra, 16 – 5 ext. izquierda  28028 Madrid

 Teléfonos:

  • 913557877
  • 917242512
  • 603634318