Sociedad Mercantil: Cómo definir la forma jurídica de tu negocio

A la hora de crear una empresa o sociedad mercantil hemos de darle una forma jurídica. Ésta es la que determinará algunos de sus rasgos más fundamentales. Dentro del ordenamiento jurídico español, existe la posibilidad de elegir entre un ramillete de opciones. Cada una deriva en diferentes características que debemos conocer para optar por aquella que entendamos más conveniente a nuestras posibilidades y necesidades.

La Sociedad Mercantil se puede clasificar de múltiples formas. Para facilitar su comprensión, nos centraremos en las más clásicas y generales. Como siempre, el objeto de nuestro post no es glosar una enciclopedia monográfica sobre el tema. El objetivo es que nuestro lector salga de esta página con una idea clara y precisa sobre el tema.

EMPRESARIO INDIVIDUAL COMO SOCIEDAD MERCANTIL

Empezamos con el empresario individual. Analicemos esta forma jurídica de la sociedad mercantil. Esta es la más sencilla, la más barata, la que lleva menos costes aparejados a la hora de constituirla. Se puede constituir telemáticamente en apenas un par de trámites sencillos ante Hacienda y la Seguridad Social. Si se opta por la vía telemática o lo gestionas desde un punto de atención al emprendedor (ventanilla única) verás que todo es rápido y fácil.

A priori, se podría decir que todo son ventajas. Otra de las ventajas es la tributación, es decir el pago de impuestos derivados de la actividad. Es una fórmula más económica. Sin embargo esto siempre va a depender del tipo de actividad que se realice. Si va en IRPF por módulos podría ser más barata que un IRPF normal.

Las desventajas estarían en la no limitación de la responsabilidad. En este caso, el empresario responde de las deudas con su patrimonio personal. Sus bienes presentes y futuros responderían del resultado de la actividad que se vaya a desarrollar.

Para remediar un poco este carácter de responsabilidad ilimitada, nace la figura del emprendedor individual de responsabilidad limitada. Esto qué viene a hacer, que la vivienda habitual de ese emprendedor queda fuera del compromiso de responsabilidad sobre los resultados de su actividad mercantil. Esto es un alivio para el emprendedor y además un incentivo ya que elimina uno de los principales temores del ciudadano a la hora de emprender una actividad empresarial, recordemos siempre, primer motor de riqueza de una sociedad.

COMUNIDAD DE BIENES O SOCIEDAD CIVIL

Es una forma intermedia entre la sociedad personal y la no personificada. Es decir, entre la pura persona física actuando como empresa y la empresa persona jurídica. La comunidad de bienes, recientemente y tras una serie de novedades fiscales ha quedado un poco desdibujada y ya no resulta tan recomendable para una actividad empresarial. El ordenamiento nos hace ir hacia una sociedad civil: es sencilla pero no tanto como el empresario individual porque por ejemplo, tributa a través del impuesto de sociedades, que es más complejo que el impuesto de la RENTA.

SOCIEDADES MERCANTILES: LA SOCIEDAD LIMITADA

Nos centramos en la S.L. de toda la vida. La Sociedad Anónima es una forma mucho más compleja que está pensada para otras etapas de la vida empresarial no tanto para la inicial. La Sociedad Limitada como su propio nombre indica, limita la responsabilidad a los bienes aportados al momento de su constitución, que pueden sumarse tanto en forma de capital como de especies. Requiere de un capital social bajo, precisamente alrededor de 3006 €. Si optamos por la fundación sucesiva, se puede empezar prácticamente con un €.

¿Qué desventajas tiene la Sociedad Limitada? El proceso de constitución es más farragoso.  A la hora de gestionar también es más complejo que el empresario individual, su tributación es realmente más compleja, por su contabilidad, tributar a través del impuesto de sociedades etc.

¿TIENES DUDAS SOBRE LA FORMA JURÍDICA DE TU NEGOCIO?

Sociedad MercantilEstas podrían ser a grandes rasgos las características generales que tienes que conocer de los tres grandes bloques para elegir el tipo de Sociedad Mercantil, es decir, la forma jurídica más conveniente para tu negocio. Si tienes cualquier duda, me puedes contactar y te responderé directamente en el correo despacho@diazdemagdalena.com 

Carmen Díaz de Magdalena

Por | 2019-01-17T10:45:55+00:00 enero 17th, 2019|Artículos, Blog, Noticias jurídicas|Comentarios desactivados en Sociedad Mercantil: Cómo definir la forma jurídica de tu negocio