Incapacidad Laboral

Incapacidad laboral: Cómo gestionar la solicitud de prestaciones

Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn3Pin on Pinterest0

La incapacidad laboral es uno de los casos más frecuentes por los que nuestro despacho experto en derecho laboral recibe visitas y consultas. Razón sin duda por la que nos animamos a escribir una semana más en nuestro blog para ayudaros a entender este concepto y a tener las ideas claras antes de abordar la situación. Nos vamos a centrar en varios aspectos básicos:

  • Explicar qué es la incapacidad laboral
  • Qué tipos de incapacidades existen y sus rasgos
  • Cómo te debería ayudar tu abogado en materia de incapacidad laboral

Aunque pasaremos por otros elementos interesantes y que tienen mucho que ver en el tema que nos ocupa, sin duda los tres objetivos más interesantes que queremos aclarar son estos tres. Para ser ordenados, empecemos por el principio y veamos qué es una incapacidad laboral (a nivel jurídico):

Llamamos Incapacidad, a la circunstancia de salud que provoca que en un momento determinado, una persona no sea capaz de realizar las tareas que tiene o tenía en su puesto de trabajo. Esta circunstancia puede afectar el individuo de manera ocasional o permanente dando lugar a una serie de categorías de incapacitación.

La Seguridad Social, el ordenamiento jurídico español, establece una serie de incapacidades diversa atendiendo al grado de incapacitación que provoca la lesión/enfermedad/trastorno en la persona y su carácter en el tiempo. En función de estos parámetros vamos a encontrar los siguientes tipos de incapacidad laboral:

  • INCAPACIDAD TEMPORAL: En primer lugar diremos que es una situación laboral. Aquella en la que el trabajador recibe asistencia médica y tratamiento (ya sea prestada por el Sistema Nacional de Salud o a través de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales) estando impedido para realizar su tarea. El rasgo más característico de la incapacidad laboral temporal es precisamente esa temporalidad a que hace mención su nombre: la baja por incapacidad tendrá una duración máxima establecida por el criterio del personal médico a cargo de su recuperación. El médico está obligado a dar una serie de partes al enfermo hasta su recuperación y vuelta al trabajo. Apuntamos dos características importantes llegados a este punto:
    • La baja por incapacidad temporal no se puede extender más allá de un año natural. Cumplida esta fecha, el INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) deberá indicar si la incapacidad temporal pasa a ser permanente.
    • Para enfermedades comunes, se exigirá que el trabajador haya cotizado al menos 180 días en los cinco años previos.
  • INCAPACIDAD PERMANENTE: Cuando la incapacidad temporal supera los 365 días, la Seguridad Social, como hemos visto va a valorar si el trabajador necesita continuar con tratamiento y si no existe pronóstico de mejora, es bastante probable que, cumplidos estos requisitos se pase a una situación de incapacidad permanente. Sin embargo, no todas las incapacidades permanentes son iguales. Nuevamente hemos de clasificar en función a algunos parámetros. Como decíamos, la cuestión de la incapacidad laboral es compleja y por eso conviene ser muy esquemáticos, para que tú también la domines perfectamente. Veamos las clases de incapacidad permanente y de qué depende cada una:
    • Incapacidad Permanente Parcial Es permanente en el tiempo y parcial en la capacidad. La enfermedad que provoca la incapacidad, ocasiona una merma del  33% de su rendimiento en su desempeño profesional. Esta valoración y su porcentaje lo indicarán los médicos valoradores del tribunal médico.
    • Incapacidad Permanente Total Permanente en el tiempo, completamente incapaz para su labor pero capaz de hacer otras labores. No se puede ni se podrá continuar haciendo en nivel alguno el trabajo que venía haciendo, pero se puede trabajar en otra actividad. Por ejemplo, una persona con serias lesiones en la espalda que venía trabajando como porteador en una empresa de mudanzas. No podrá continuar jamás con esa tarea, pero puede hacer un trabajo de oficina que no exija esfuerzos de tensión muscular a la espalda.
    • Incapacidad Permanente Absoluta Permanente en el tiempo, total para la tarea que desarrollaba y para cualquier otra. Esta persona no puede volver a trabajar. Es el caso, por ejemplo, de una persona con una patología cardíaca aguda y crónica/degenerativa. La declaración de esta incapacidad extingue el contrato de trabajo.
    • Gran Invalidez La gran invalidez es la de aquella persona que no pudiendo realizar ninguna profesión (situación de Incapacidad Permanente Absoluta) necesita además de una ayuda en su desenvoltura diaria. Para ello se estudian posibles apoyos económicos para la contratación de asistentes o cuidadores.
    • Lesiones permanentes no invalidantes. Lesiones ocasionadas por un trabajo, por enfermedad profesional o accidente laboral. A causa de ellas, existe una merma de la capacidad del trabajador pero sin llegar a una incapacidad permanente.

INCAPACIDAD LABORAL Y PRESTACIONES

carmen-diaz-de-magdalena-abogada
Carmen Díaz de Magdalena. Abogada experta en Derecho Laboral

Lo primero que indicamos a nuestros clientes es que se necesita tener un soporte médico que acredite la solicitud de una prestación económica en base a una incapacidad. Es decir, que para que podamos solicitar al Estado una compensación económica en base a nuestra situación, debemos poder acreditarla a partir del diagnóstico de un médico o equipo médico. Vamos a trabajar en primer lugar en un Dictamen Médico Pericial que de soporte a la solicitud de la Pensión que queremos llevar a cabo. Como abogados expertos en incapacidad laboral, te recomendamos que acudas a un despacho que nos facilite el trabajo con un equipo de Médicos expertos en Medicina del Trabajo. Cuando el despacho trabaja estrechamente y de forma habitual con estos peritos médicos, vamos a conseguir un enorme apoyo, incluso en sala judicial si fuera necesario. Ellos van a trabajar para argumentar y defender nuestras patologías y síntomas, nuestro grado de incapacidad, de lesión… buscando la calificación de incapacidad que más nos conviene. Un despacho que te pueda ofrecer esto, tiene mucho ganado. En el Despacho Díaz de Magdalena puedes encontrar este servicio.

En la circunstancia en que acudimos a un despacho de abogados para asegurarnos asistencia en un caso de incapacidad, lo más aconsejable es que se paren a estudiar tu caso, te escuchen y te informen diciéndote las posibilidades reales que tienes de alcanzar una incapacidad, de qué tipo y mediante qué estrategia.

Si usted desea resolver alguna consulta relacionada con este caso, puede hacernos llegar sus dudas a través del siguiente formulario, contactando por teléfono o visitando nuestro despacho. LA PRIMERA CONSULTA ES GRATIS:

¡Pregúntenos!

Carmen Díaz de Magdalena
Plaza de Manuel Becerra, 16 – 5 ext. izda. – 28028 Madrid
Tel: 913557877 / 91 724 25 12 – Fax: 911413478
despacho@diazdemagdalena.com