Imapgos de inquilinos ¿qué hacer?

Impagos de inquilinos ¿qué hacer?

Share on Facebook0Share on Google+2Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

El alquiler se ha convertido en una de las mejores opciones para vivir debido al gran movimiento de las personas por los diferentes territorios en busca de trabajo. Además la permanencia en el tiempo no suele ser elevada por lo que se está optando por la opción de alquiler, una tendencia que desde hace mucho se ha instaurado con fuerza en Europa.

Aunque a priori esta situación pudiera ser una gran ventaja para los propietarios que tienen en su haber varias propiedades, hay una preocupación común que provoca que en ocasiones se descarte la posibilidad de poner una vivienda en alquiler, el impago de las facturas por parte del inquilino.

En el despacho Díaz de Magdalena estamos especializados en la resolución de conflictos, haciendo uso de la figura jurídica que mejor se adapte en cada caso, y aunque nuestro consejo es que acuda a un profesional que le asesore desde el primer momento, aquí encontrará algunos tips para no cometer errores básicos que más tarde puedan jugar en su contra.

¿Hasta cuándo debo esperar ante un impago de mi inquilino?

Cuando se incumple un contrato nuestro primer consejo es no dejar pasar el tiempo. Desde el primer mes en el que el inquilino no satisface su obligación de pago, tal y como está recogido en el contrato, el arrendatario podrá resolverlo y proceder a reclamar la deuda alcanzada.

Para la solicitud de la cantidad impagada así como para la resolución de la situación contractual, debería contar con un profesional que pudiera acompañarle y asesorarle durante el proceso. Recuerde que los costes que se derivan del proceso, podrán ser recuperados si se condena a costas al inquilino.

Nunca debes cambiar la cerradura a inquilinos que no pagan

El desconocimiento nos lleva en muchas ocasiones a actuar de forma deliberada en momentos de tensión. En entonces cuando es imprescindible mantener la calma. Qué no debes hacer ante el impago de un inquilino:

  • Nunca cambies la cerradura aprovechando la salida puntual de la vivienda del inquilino.
  • Nunca debes cortar los suministros básicos de luz, agua…
  • Nunca debes llegar a la agresión física, ni verbal. Nunca debes amenazar

Realizar alguna de estas conductas puede provocar la denuncia del inquilino hacia el propietario y que este se encuentre dentro de un proceso penal por un delito de coacciones.

Pasos a seguir para la resolución del contrato por impago de inquilinos

Aunque como se ha mencionado con anterioridad un profesional le guiará durante el proceso, aquí encontrará algunos de los principales pasos que debe realizar:

  • Comunicar al inquilino mediante documento escrito la cantidad que se adeuda. La elaboración del texto así como su presentación en tiempo y forma son esenciales. En el caso de que el inquilino no accediese a liquidar la cantidad reclamada tendríamos que interponer una demanda para la cual el documento escrito presentado inicialmente es una prueba fundamental en el caso, de la omisión del deber de cumplimiento de la cuota.

 

  • Vía Judicial. La vía judicial será el paso siguiente en el caso de que el inquilino no satisfaga la deuda que se le reclama. Deberá presentar una demanda que vaya firmada por dos profesionales: el abogado y el procurador. Para la presentación de la demanda deberemos aportar una serie de documentos clave, al menos, la escritura donde se pone de manifiesto la propiedad de la misma y el contrato de arrendamiento donde aparecen las diferentes cláusulas acordadas entre ambas partes. A estos podrán adherirse de forma complementaria otros como el documento inicial de comunicación formal. Una vez que da inicio la vía judicial y que se presenta la documentación necesaria, el tiempo estimado para la recuperación de la vivienda por parte del propietario oscila entre los tres y seis meses.

Reclamación de impagos de inquilinos en el juzgado

Una vez agotada la vía extrajudicial nos queda la reclamación mediante demanda. En este caso, y una vez que ha sido aceptada a trámite al inquilino se le comunicará la fecha del juicio en el que deberá presentarse y tendrá la oportunidad de defender su postura si así lo estima oportuno. En esa misma comunicación del juzgado al inquilino se le indicará la fecha señalada para el lanzamiento, es decir, para el desalojo de la propiedad. ¿Qué puede hacer el inquilino para frenar esa situación? Tendrá la posibilidad de oponerse a la demanda dentro de un plazo de diez días hábiles.

Opciones para el arrendatario tras la reclamación por vía judicial

A estas alturas el propietario de la vivienda puede preguntarse cuál es su situación llegados a este punto, pues bien, los supuestos son cuatro:

  • El inquilino una vez notificado puede pagar la deuda y de esta forma evitaríamos la celebración del juicio.
  • Que se llegue a la fecha de lanzamiento y que se ejecute la orden, con lo cual el propietario estaría recuperando su vivienda para uso particular o para volver a ponerla en alquiler.
  • Oposición por parte del inquilino y por tanto tendría lugar el juicio.
  • Ausencia de comparecencia y comunicación alguna por parte del inquilino. En este caso el juzgado cerraría el acta otorgando la razón al propietario y ratificando la cantidad que se reclama, condenando además en costas al inquilino y llevando a cabo la ejecución de desalojo de la vivienda.

Cómo se produce el desalojo de viviendas por impagos de inquilinos

Siempre que no se haya llegado a un acuerdo previo, en la fecha indicada por el juzgado, una comisión judicial se presenciará en la vivienda junto con un cerrajero que realizará el cambio de cerradura del domicilio.

¿Qué pasa con los bienes del inquilino que se encuentren dentro de la vivienda en el momento del desalojo? De forma previa el juzgado le comunicará al inquilino que llegada la fecha del lanzamiento los bienes que se permanezcan dentro de la vivienda serán considerados en situación de abandono y por tanto no podrán ser reclamados después.

Qué ocurre si recupero la vivienda pero no el dinero

Existe la posibilidad de que se finalice el procedimiento y el propietario recupere su vivienda pero no el dinero correspondiente a la deuda que se reclamó ¿Qué puede hacer el arrendatario en ese caso? El propietario dispone de los cinco años siguientes para que se produzca la ejecución mediante embargo de la cantidad en las cuentas y/o propiedades del inquilino.

Ante situaciones conflictivas como esta un profesional cualificado le ayudará a no cometer errores y recuperar su vivienda y su dinero en el menor tiempo posible.