El nuevo escenario de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial constituye en sí misma una auténtica revolución. Todo aquello que toca se pone “patas arriba” y por eso hoy, desde el Despacho Díaz de Magdalena, queremos abordar parte de la realidad actual de este sector, pero también de aquellos con los que tienen sinergias y se están viendo obligados a modificar criterios, sistemas de trabajo o estrategias de mercado. 

La inteligencia artificial crea un nuevo marco legal

Aunque el sistema legal se está actualizando con mucha menor rapidez de la que le ha sido necesaria a la inteligencia artificial para implantarse en la mayoría de los sectores, su nivel de inmersión está obligando a la creación de un nuevo marco legal que regule los derechos y las obligaciones de estos empresarios, pero también de sus empleados, que en muchos casos son ya robots. 

Dos de los principales desencadenantes de la proliferación de robots son, la baja natalidad junto con el envejecimiento de la población en los países desarrollados para poder ejercer en puestos de trabajo de forma activa, y en segundo lugar, el desempeño de puestos de trabajo que generalmente una persona rechaza por la dureza del mismo, la precariedad… 

La inteligencia artificial abre un mundo de posibilidades pero también trae consigo el volver a plantear otras cuestiones que hasta ahora sólo afectaban a los humanos pero que ahora nos preguntamos si también lo hacen a las personas electrónicas. Algo tan cotidiano y exigente como el pago de impuestos. Si un robot sustituye a una persona en un puesto de trabajo a los que ahora estamos trabajando ¿deberá también cumplir con las obligaciones tributarias y fiscales con las que cumple una persona física?

El Parlamento Europeo ya dijo que no, pero se le ha pedido una nueva normativa que regule esta figura y al propio sector. Aunque esta nueva ley está en desarrollo y se han establecido siete principios éticos que la industria deberá respetar y cumplir: 

Los robots deberán estar supervisados por humanos 

Los robots deberán facilitar la creación de equipos que fortalezcan la unión entre humanos y las personas electrónicas. Fomentar la creación de equipos equitativos que en ningún caso sirvan para mermar o perjudicar a los humanos en el desempeño de sus puestos de trabajo. 

Los robots y la seguridad electrónica

Este sector está en continuo crecimiento y cada vez son más las personas que orientan su carrera laboral y profesional a él, muy conscientes del campo que se abre. Sin embargo en este mercado los errores pueden ser definitivos y por ello es importante establecer un código de seguridad previo que separe con claridad los experimentos de los funcionamientos que ya se han probado y comprobado. Es imprescindible que los algoritmos utilizados sean seguros y tengan un protocolo de actuación claro ante posibles fallos de forma rápida y eficaz. 

Los robots y el control de datos  

En un momento donde la protección de datos ha adquirido tanto protagonismo dentro y fuera de nuestro país, parece claro pensar que la entrada de la inteligencia artificial no puede dar pasos atrás. El funcionamiento de este tipo de personas electrónicas y el almacenamiento de datos debe ser en todo momento seguro y materializar la privacidad de los dueños de los datos dándole un control total de los mismos en el momento en el que ellos lo deseen. 

Los robots y la transparencia en su trabajo

La transparencia es otra de las exigencias de nuestra sociedad, lo estamos viendo en todos los sectores, el político o el bancario, dos de los que lo han protagonizado en los tiempos más recientes. Por ello las empresas que operen con inteligencia artificial deberán poder exponer y explicar en todo momento los procesos en los que esta opera y cómo lo hace, así como manifestar qué persona o equipo de personas son los responsables de estos procesos o personas electrónicas. 

Los robots a favor de la diversidad

Otro de los principios activos de la inteligencia artificial es que los robots, o personas electrónicas, deberán en todo momento asegurar procesos en los que se imponga la diversidad y en ningún momento realicen procesos con carácter discriminatorio. 

Los robots trabajando por el medio ambiente y el bienestar de la sociedad

En estos momentos en los que el medio ambiente se ha convertido en un ser vulnerable que debemos cuidar y proteger, la inteligencia artificial tiene por obligación mejorar la calidad del mismo y en ningún caso actuar contra él. Deberá ser una forma de mejora del bienestar de la sociedad y que en ningún caso pueda atentar contra él. 

Los robots y su responsabilidad

Como ya hemos mencionado con anterioridad, los robots deberán rendir cuentas de su trabajo, de su forma de operar y de los resultados que recoge a la finalización.

Aunque estos son solo los primeros pasos, la legislación ha empezado a delimitar el espacio para la acción. Desde el Despacho Díaz de Magdalena te aconsejamos contar con un profesional legal que esté al día de las noticias al respecto, de las nuevas medidas y de cómo cumplir con la normativa vigente hasta el momento, si quieres que te asesoremos, puedes ponerte en contacto con nosotros sin ningún compromiso.

Por | 2019-07-12T13:32:41+00:00 junio 21st, 2019|Blog|Comentarios desactivados en El nuevo escenario de la inteligencia artificial