El ecommerce en empresas necesita asesoramiento legal

Las empresas de todo el mundo han vivido una revolución con la integración de las nuevas tecnologías en sus sedes y la posibilidad de operar con ecommerce. Hace tan solo unos años una empresa y sus trabajadores podían dedicarse a la misma actividad y desempeñarla de la misma forma durante toda la vida, sin embargo, la introducción del mercado en internet ha supuesto grandes oportunidades, pero al mismo tiempo, requiere de personal especializado y cualificado en diferentes materias tanto a nivel de comunicación, comercialización, como asesoramiento legal para la protección de la propia empresa, como la cobertura de sus clientes durante el proceso.

Qué es el ecommerce

El comercio electrónico está destinado a la venta de productos o prestación de servicios a través de internet y sus diferentes canales. La globalización del mundo ha propiciado un auténtico boom en las cifras del ecommerce, ya que ha supuesto nuevas oportunidades para comerciantes y clientes, así como el acercamiento de cualquier producto o cliente de cualquier punto del mundo.

El consumidor está cada vez más seguro frente al ecommerce y lo sabe. La regulación del mercado avanza cada día y por ello las empresas, además de gozar de las grandes ventajas de este tipo de escaparate, deben protegerse para no asumir riesgos innecesarios, en muchos casos provocados por el desconocimiento.

Aspectos básicos de la empresa que realiza ecommerce

Cada sector requiere de un asesoramiento especializado debido a la legislación vigente en cada mercado, así como la idiosincrasia de cada empresa, pero existen unos parámetros básicos que se consideran ejes centrales de todas ellas.

Es fundamental hacer uso de un lenguaje claro que de forma explícita deje de manifiesto las características y condiciones de la venta y queden claras para todo tipo de clientes. Es fundamental que garanticemos en todo momento los derechos de los consumidores a los que les estamos haciendo la venta.

  • Información verídica: uno de los miedos en internet, principalmente para personas de una edad más avanzada, es la posibilidad del engaño, no ver, no tocar el producto, no interactuar presencialmente con el vendedor. Además de cubrir las espaldas del comerciante, ofrecer una información detallada, clara y verídica del producto o servicio que ofrecemos mejora la imagen de nuestra marca, impulsa al comprador a realizar por primera vez una compra y sobre todo fideliza al cliente frente a tu empresa para posibles ventas y su recomendación. No te la juegues, invierte en el desarrollo de un copy que además de bien redactado tenga la cobertura legal que necesitas.
  • Copia de la venta. Una vez que el cliente ha realizado la compra, es fundamental que reciba una copia de la misma que manifieste la relación contractual que se ha llevado a cabo con la misma. Ambas partes deben ser conocedoras y tener en su poder una copia.
  • Factura de la venta. Funcionar con ecommerce también supone cuidar todos los detalles, por ello es imprescindible darle al cliente la posibilidad de recibir la factura a los datos que elija, tanto para su contabilidad, en el caso de que lo necesite, como para tener un justificante de compra a través del cual pueda realizar, en el caso de ser necesario, una reclamación de forma posterior.
  • Garantía. Explicitar tanto en el texto descriptivo como de forma posterior, cuál es la garantía de la que dispone el cliente y cómo puede hacer uso de ella. Es importante que el cliente reciba esta documentación.
  • Servicio técnico. Junto con la garantía son dos factores claves que puede hacer que un cliente se decida a adquirir un producto o no. Recuerda, ofrece un servicio de postventa de calidad y una información clara al respecto.
  • Entrega del producto adquirido. Teniendo en cuenta que la comercialización se puede dar en cualquier parte del mundo, es importante poner en conocimiento antes de la adquisición cuáles son los plazos de entrega en función de la ubicación de destino, así como los costes del mismo. El desconocimiento o el no cumplimiento de los mismos puede suponer un quebradero de cabeza para el vendedor que es posible evitar, más aún cuando el volumen de ventas es fuerte.
  • Derecho a la devolución. Como en una compra tradicional el cliente debe tener un periodo de tiempo en el que pueda realizar la devolución de la compra en el caso de que no esté satisfecha con la misma.
  • Derecho de rectificación y protección de datos. La protección de los datos recibidos a través de la plataforma para el ecommerce requiere de un tratamiento específico por el que debemos velar. Igualmente, el vendedor debe dar la posibilidad de rectificar y modificar los datos aportados.
  • Seguridad en la pasarela de pagos. El pago en el comercio electrónico o ecommerce, la seguridad en la transacción y operación con los impuestos de cada país donde se opera es muy importante.

Estos son solo algunos de los parámetros que debes tener en cuenta si tienes una empresa y ya operas, o están pensando en hacerlo con ecommerce. Cuida los detalles para que un error en el proceso no afecte legalmente a tu empresa. En Díaz de Magdalena te ofrecemos la posibilidad de que nos cuentes tu caso sin compromiso y podamos asesorarte legalmente para que tengas toda la cobertura.     

Por | 2019-02-20T12:19:59+00:00 febrero 15th, 2019|Blog, Noticias jurídicas|Comentarios desactivados en El ecommerce en empresas necesita asesoramiento legal