Delito societario de falsedad de cuentas: nuevas sentencias

Recientemente Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha condenado a dos exdirectivos de Caja de Ahorros del Mediterráneo (en adelante CAM) por un delito societario de falsedad de cuentas, tal como viene contemplado en el artículo 290 del Código Penal vigente, donde se nos dice:

ARTÍCULO 290

ARTÍCULO 290 Los administradores, de hecho o de derecho, de una sociedad constituida o en formación, que falsearen las cuentas anuales u otros documentos que deban reflejar la situación jurídica o económica de la entidad, de forma idónea para causar un perjuicio económico a la misma, a alguno de sus socios, o a un tercero, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de…

Recae el efecto de la sentencia en la persona de la exdirectora general de la Caja de Ahorros de Mediterráneo (CAM) Mª Dolores A.M. por falsear las cuentas de la entidad en los informes presentados al Banco de España respecto del estado económico de la CAM del primer trimestre y del primer semestre de 2011. El otro afectado por la sentencia, Teófilo S.P. ejercía la responsabilidad de director general del Área de Planificación y Control de la CAM. En este caso la pena es de dos años, por falsear la información facilitada a los inversores en este caso.

Nuevamente y como decimos en nuestro apartado destinado al compliance, los administradores de una sociedad responden penalmente con la última reforma del Código Penal. Por esto es tan necesario contar en la empresa con un plan de prevención del delito.

Delito societario de falsedad de cuentas

La Audiencia Nacional estimó suficientemente acreditado que tanto María Dolores A.M. como Teófilo S.P. ordenaron que las cuentas presentadas en el primer trimestre de 2011 ante el Banco de España arrojaran un beneficio de 39,771 millones de euros lo cual no era concordante en modo alguno con la situación de saneamiento económico de la Caja al momento de darse tal informe. En aquel entonces los resultados,(FROB) daban unas pérdidas de 1.163.493 millones de euros y una ratio de morosidad del 19%, que no es poca cosa.

Esa falta de concordancia entre las cifras registrales y las declaradas “constituyó uno de los motivos relevantes para la intervención de la entidad, por los riesgos que suponía tal situación para el sistema financiero en su conjunto, aparte de la contravención del principio de seguridad jurídico-contable que ello implicaba” según declara la fuente judicial. La emisión de información inveraz en el entorno de la empresa, es precisamente el espíritu del delito societario de falsedad de cuentas.

¿Qué ocurre cuando se comete el Delito societario de falsedad de cuentas?

En algunas ocasiones, las personas que ostentan mando de una sociedad mercantil, y que por lo tanto están al frente de su gestión desempeñan su puesto a partir de malas prácticas que dan lugar a abusos o fraudes que en el mayor porcentaje de los casos tienen el ánimo de generar más riqueza en beneficio propio y en perjuicio de la propia sociedad, de los socios, de terceros o incluso de los intereses generales como es el caso de falsear documentos a entidades gubernamentales. A esto se llamaría “Falsedad de cuentas anuales y otros documentos”, también denominado delito contable.

Qué se persigue al tipificar y perseguir este delito societario de falsedad de cuentas: una transparencia efectiva de la información de las compañías. El organismo de control de turno necesita, en su papel regulador, conocer la situación económica, societaria o las actividades que lleva a cabo una empresa para poder actuar con equidad respecto de ella.

En este sentido, goza de carácter de especial relevancia la información contable de la empresa recogida en los documentos que reflejan las cuentas anuales: el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias y la memoria.

Además estarían contemplados “otros documentos”como pueden ser el informe de gestión, la propuesta de aplicación de resultado, las cuentas y el informe de gestión consolidados, el libro de actas, libros de contabilidad, los certificados, y los balances que las sociedades que cotizan en Bolsa deben presentar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Dicho lo cual y conocido el espíritu regulador de esta ley, podremos estar ante un delito societario de falsedad de cuentas en los supuestos siguientes:

  • Se ocultan o se omiten datos
  • Se modifican los datos económicos de la empresa para reflejar una información no veraz de las cuentas.

Por | 2019-07-24T12:09:47+00:00 julio 26th, 2019|Blog|Comentarios desactivados en Delito societario de falsedad de cuentas: nuevas sentencias