Abogados Expertos en Cláusulas suelo en Madrid

Cláusulas Suelo y Unión Europea: el último asalto.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn25Pin on Pinterest0

Las cláusulas suelo hace un tiempo pasaban completamente inadvertidas para los españoles. Sin embargo, a día de hoy se respira a pie de calle que son consideradas el mayor abuso de los bancos contra la ciudadanía. La cláusulas suelo son un tope mínimo abusivamente impuesto por bancos y cajas españoles en sus contratos hipotecarios durante años. Como nos explica la abogada experta en cláusulas suelo, Dña. Carmen Díaz de Magdalena «Cuando el ritmo del mercado imponía unas cuantías superiores, el banco subía las cuotas mensuales de la hipoteca sin problemas, pero cuando el dictado del mercado era a la baja, no se recogían cantidades inferiores en el pago de la hipoteca. Muchos ciudadanos pagaron de más, porque la cláusula suelo recogida en su contrato impedía bajar más allá de una cifra blindada.» Es decir, que aquellos que tenían cláusula suelo recogida en su contrato hipotecario han estado pagando de más a su banco por su hipoteca, durante años. Un abuso que fácilmente te puede haber pasado a ti ya que no en vano nominalmente el abuso afecta a 2 millones de personas en España según apuntan algunas fuentes. En un principio se habló de 4 millones de afectados, lo que supone un 10% de la población.

Pero si tenemos en cuenta que muchas casas acogen no solo al titular de la hipoteca sino a su familia, el número de personas involucrado es tal que se ha convertido en un verdadero asunto de alcance global a razón de la gente que vive bajo un techo que paga de más en concepto de hipoteca. Hasta aquí, está claro el caso y su alcance.

Cláusulas Suelo: la cuestión europea

Ante esta situación, se empieza a dirimir la cuestión ante los tribunales ¿Me tiene que devolver el banco el dinero que me ha cobrado de más durante todo este tiempo? Esta es la pregunta que se hacen todos los afectados. Y aquí empieza el baile. Las cláusulas suelo recogidas en las hipotecas españolas de forma habitual entre 1997 – 2007 y posteriomente hasta 2013 son declaradas nulas por defecto de información y/o transparencia. Al ser nulas, se entiende que lo que se haya percibido de más en base a ellas no será lícito y por tanto habrá de devolverse.

Sin embargo el Tribunal Supremo, estableció una limitación en el carácter retroactivo de la nulidad de las cláusulas suelo, que dicho en vernáculo, significa que las cantidades a devolver podrían tener un tope temporal y por lo tanto, habría letras prescritas sobre las que no se podría ya reclamar el abono del abuso. La primera sentencia sobre nulidad de las cláusulas suelo data del 9 de mayo de 2013 (desde ese día no son legales). Según el Tribunal Supremo, la devolución de las cantidades afectará a las cláusulas suelo afectadas desde ese día hasta hoy. Pone el límite en esa fecha, ya que desde ese momento son ilegales.

Sin embargo, las Audiencias Provinciales españolas han aflorado un debate que surge de sentencias que contradicen ese criterio del Tribunal Supremo según el cual, para calcular la cantidad a devolver por el banco en cada caso, había que tomar como punto de partida más lejano esa fecha del primer juicio ganado (el 9 de mayo de 2013). Y en medio de ese tira y afloja, la sala de lo Mercantil nº 1 de Granada, elevó la consulta ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Nuevamente acudimos a la abogada experta en cláusulas suelo, Carmen Díaz de Magdalena para comprender la situación actual «El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se va a pronunciar sobre la retroactividad de las cláusulas suelo. Es decir, el Tribunal de lo Mercantil de Granada ha planteado si la limitación de los efectos retroactivos de las cláusulas suelo observada por el Tribunal Supremo está en la linea del Derecho Comunitario imperante en la Unión Europea».

Y precisamente en Europa, el artículo 6.1 de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sienta las bases sobre cómo piensa y regula la Unión Europea cuando aparecen cláusulas abusivas en los contratos que se establecen entre sus ciudadanos y las empresas. Precisamente viene a indicar que “Los Estados miembros […] no vincularán al consumidor, […] las cláusulas abusivas que figuren en un contrato celebrado entre éste y un profesional y dispondrán que el contrato siga siendo obligatorio para las partes en los mismos términos si éste puede subsistir sin las cláusulas abusivas”. Es decir, que en base a este texto, Europa dice que el consumidor no está obligado nunca por una cláusula que se considere abusiva y el contrato firmado, en este caso la hipoteca, tiene que seguir vinculando a ambas partes de igual manera pero sin las condiciones abusivas, si ello fuera posible.

Habrá que esperar a que se pronuncie el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, pero podemos adelantar que la Comisión Europea ha elaborado un informe a partir del cual se muestra partidaria de la retroactividad plena, es decir, de que el banco tenga que devolver todo lo que ha cobrado de más al consumidor sin límite temporal…

De momento, seguiremos con atención la cuestión hasta ver cómo se pronuncia el TJUE respecto a la materia, que podría afectar a los procesos judiciales en curso e incluso a las sentencias firmes ante las que algunos ya hablan de la interposición de un posible recurso de revisión, aunque esta cuestión ya es mucho más compleja.

De momento, aquellos que crean ser afectados por este fenómeno de las cláusulas suelo deben estar cercanos a la actualidad «Si tu hipoteca y no ha visto reducida su mensualidad desde 2009 es posible que seas uno de los afectados por las Cláusulas Suelo. Antes de tomar ninguna medida, debes acudir a un abogado experto en cláusulas suelo para revisar las condiciones de tu hipoteca. Si acudes al banco, te expones a dar por buena una explicación que no se ajusta a derecho, a firmar una revisión o nuevo documento que juega en tu contra etc.» nos previene Carmen Díaz de Magdalena.


ALGUNA DUDA SOBRE CLÁUSULAS SUELO


Haznos llegar tus dudas. La primera consulta es gratuita:

¡Pregúntenos!