Robots que sustituyen a personas, situación legal

La incursión de los robots en el mercado de trabajo es ya una realidad y que refleja un crecimiento exponencial en los próximos años. Aunque los estudios reflejan que la robótica creará un veinte por ciento más de empleos de los que destruirá y ya a día de hoy destruye, esta situación abre la casuística a un extenso número de despidos, que en muchos casos son improcedentes, aunque la empresa quiera enmarascararlos de procedentes. Este ha sido el caso de una mujer que denunció que su despido había sido improcedente, ya que la entidad había decidido sustituirla por un robot.

La sentencia fue toda una sorpresa, y es ahora donde se abre un vacío legal al respecto del que pueden surgir preguntas tales como: 

¿Una empresa no puede sustituir a un trabajador tras haber integrado un proceso de automatización o mecanización?

¿Motivos técnicos o de falta de formación son motivos suficientes para un despido?

¿Cuándo se considera que un despido se produce por cuestiones técnicas?

Para poder analizar el debate que se encuentra en la calle y que afecta de forma directa tanto a empresas que a diario se plantean hacer grandes inversiones en mejorar sus empresas y su productividad, como a los empleados que desempeñan determinados puestos de trabajo y que por estas modernizaciones ven en peligro sus puestos de trabajo. 

Algunos de ejemplos de estos cambios técnicos son:

  • La informatización de la empresa o de algunos de sus departamentos
  • La sustitución de trabajos manuales por procesos automatizados
  • Mejora de la maquinaria utilizada que lleva consigo 

Ante lo cual el Estatuto de los Trabajadores decidió eliminar algunos aspectos dentro del mismo, por el cual la empresa no puede relacionar de forma directa la pérdida de ingresos o la posible inviabilidad de la entidad para realizar despidos de los trabajadores.

¿Con esto se determina que la empresa está desprovista de mecanismos y herramientas para fundamentar la imposibilidad de mantener un puesto de trabajo? No, se trata de que la empresa debe por una parte demostrar que hay motivos fundados para pensar que el futuro de la empresa es delicado, y por otra parte, sea cual sea el futuro de la misma, la entidad debe establecer una relación inequívoca de la relación directa de la integración de nuevos sistemas tecnológicos como consecuencia directa de no ser necesario el puesto de trabajo al que viene a sustituir. 

A partir de este momento se abre un debate ético pero también práctico. Aunque de momento la sentencia de un Tribunal de Las Palmas es solo un caso aislado, que habrá que ver si abre la puerta a otras sentencias similares, muchas empresas se plantearán a partir de ahora si merece la pena automatizar sistemas y en qué casos o en sustitución de qué puestos de trabajo. 

El número de años trabajados en una empresa y el tipo de contrato de la persona jugará en favor del trabajador que verá que lo costoso de su despido alejará en algunos casos el interés de una empresa de sustituirlo por un robots, siempre que este no le suponga una diferencia realmente considerable por la que merezca la pena pagar el despido. 

Además hay que considerar determinados casos en los que el trabajador está blindado y por lo cual la empresa en ningún caso se planteará sustituir por un robot, o al menos de momento, estamos hablando de las embarazadas o aquellas personas que tienen una reducción de jornada por guarda legal, en ninguno de los dos casos cabe la posibilidad de un despido improcedente.

Los robots abren nuevas oportunidades

Sin embargo los robots deben verse no como una amenaza sino como una oportunidad de avance, de un lado para adquirir como trabajador nuevas competencias y destrezas y por tanto aunque el robot sustituya el proceso que hasta entonces realizaba la persona, seguramente requerirá de otra tarea complementaria que será necesaria desempeñar por un humano y cuyo espacio puede cubrir el empleado, antes de quedarse sin trabajo.

Las jornadas de veinticuatro horas, así como la no cotización entre otras de este tipo de máquinas son un atractivo más que considerable para las empresas. Tanto si eres una empresa que están en pleno proceso de integración tecnológica o te la estás planteando, como si eres un trabajador que ve su puesto de trabajo peligrar o que ya lo ha hecho, te recomendamos que te pongas en manos de profesionales legales que te acompañen en todo el proceso legal que tienes por delante. Desde el Despacho Díaz de Magdalena te brindamos asesoramiento sin compromiso, ponte en contacto con nosotros a través del canal que prefieras y cuéntanos tu caso. 

Por | 2019-11-04T09:40:50+00:00 octubre 11th, 2019|Artículos, Blog|Comentarios desactivados en Robots que sustituyen a personas, situación legal